La aplicación Life360 (dueña de Tile) vende tus datos de ubicación

life360 vende tus datos a terceros

Lastimosamente, las noticias de grandes compañías vendiendo los datos de sus usuarios a sus espaldas se han convertido en el pan de cada día. En esta oportunidad, la aplicación Life360 es la que ha sido pillada vendiendo los datos de localización de miles de usuarios a terceros, según lo revelado por un informe de The Markup (una organización no gubernamental).

Por si no la conoces, Life360 es una aplicación que te permite rastrear la ubicación de alguien en tiempo real. Suele ser usada por muchos padres para mantener vigilados a sus niños en todo momento. Y eso es lo más grave del asunto: Life360 pudo haber estado revelando la ubicación de niños a terceros sin la autorización de sus padres.

¿Y qué tiene que ver Tile con todo esto? Pues que los dueños de esta aplicación son los mismos que el mes pasado compraron a Tile por 250 millones de dólares (la empresa que vende dispositivos de rastreo como los AirTags para localizar objetos mediante una app). ¿Eso significa que los datos recopilados por los dispositivos Tile también se venden a tus espaldas? Lo analizamos a continuación.

Life360 no respeta tu privacidad y puede que ahora Tile tampoco

El reporte que destapó esta polémica asegura que la compañía detrás de Life360 ganó 16 millones de dólares solo en 2020 vendiendo a terceros los datos que recopilaba su app. Incluso, un antiguo empleado de la aplicación describió a Life360 como «una de las mayores fuentes de datos para la industria».

Lee también:  "Este archivo multimedia no existe...": la solución a este problema de WhatsApp en Xiaomi

Por otra parte, un ex-empleado de la empresa de marketing Cuebiq dijo en el reporte que los datos de ubicación vendidos por Life360 son usados principalmente para campañas de marketing y publicidad digital. Permiten a estas empresas enfocar mejor sus anuncios y campañas de acuerdo a la localización de sus posibles clientes.

life360 app que vende tus datos

El CEO y fundador de Life360, Chris Hulls, intentó defender a su compañía diciendo que estos datos forman parte del modelo de negocio de la aplicación, ya que permiten ofrecer servicios gratuitos a los usuarios. Además, explicó que la compañía tiene políticas de privacidad que evitan que los datos sean utilizados para identificar a sus usuarios. Es decir, que venden los datos de forma anonimizada.

No obstante, en el reporte se demuestra que es muy fácil relacionar los datos con personas específicas, dejando así de ser anónimos. Y lo peor es que Life360 no se asegura de que estos datos no puedan ser revendidos. Si una empresa los compra, esta puede vendérselos a otra sin control alguno. Así, pueden llegar a las manos de delincuentes o gobiernos. X-Mode (una empresa que compra datos a Life360) trabaja de la mano con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, por dar un ejemplo.

Lo bueno en todo caso es que la compañía dice que no venden los datos de usuarios con menos de 13 años de edad. Además, según el directivo, los usuarios pueden desactivar la venta de sus datos desde la configuración de privacidad de la app.

Lee también:  Los móviles más potentes de 2022 podrían tener sobrecalentamiento, ¡la historia se repite!

Tile no vende los datos de sus usuarios, ¿se les puede creer?

Análisis del sticker Tile

Con respecto a la adquisición de Tile, Hulls mencionó que Life360 no tiene intenciones de vender los datos recopilados por los dispositivos Tile. Aparte, la propia Tile publicó un hilo en su cuenta de Twitter oficial donde explican que no venden ni monetizan de ninguna manera los datos personales de sus usuarios, matizando que Life360 apoya y quiere continuar con esta política de privacidad.

Ahora bien, tras descubrirse que Life360 ocultaba a sus usuarios el modelo de negocio de la aplicación que implica la venta de sus datos, es difícil creer que Tile no vaya a hacer lo mismo en los próximos años. Y es que estos dispositivos recopilan datos de ubicación muy valiosos para las empresas de marketing sobre cómo usamos y hacia dónde llevamos ciertos productos. ¿Qué opinas tú al respecto?