Trump controlará más a Facebook, Twitter y Google por su influencia política

trump controlara mas a facebook twitter y google por su influencia politica

Cuando se trata de tecnología, libertad de expresión, redes sociales y política, entramos en un terreno muy frágil donde ninguna opinión debe ser tomada a la ligera. Por un lado, las personas deberían tener la libertad de expresar lo que quieran, siempre y cuando mantengan el respeto y, sobre todo, sin atropellar los derechos de los demás. Esto supone no fomentar la violencia, racismo ni nada parecido.

Para evitar lo anteriormente mencionado, debe existir un sistema detrás que regule el contenido de las publicaciones o comentarios que aparezcan en Facebook, Twitter e Instagram, por mencionar las más importantes. Y sí, este sistema de control existe pero está manejado de forma autónoma por cada empresa tecnológica, guiándose por sus propias políticas internas y sin supervisión del estado.

El presidente de EE. UU. considera que empresas como Twitter abusan de su poder

Es aquí donde empieza la polémica… ¿es posible que la tendencia política de una empresa pueda influir en las opiniones que se comparten en sus redes sociales? El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considera que sí y que efectivamente es lo que está pasando desde hace tiempo.

¿De qué forma, te preguntarás? Vetando opiniones contrarias a sus creencias políticas. Particularmente, Trump cree que empresas como Twitter llevan mucho tiempo persiguiendo las opiniones favorables al partido republicano, del que él forma parte. Irónicamente, la cuenta del presidente de Estados Unidos en Twitter es una de las más grandes e influyentes.

¿Qué desató todo este conflicto entre el estado y las redes sociales?

Dos días atrás, el 26 de mayo, el presidente Trump publicó un tweet (mismo que puedes ver aquí arriba) y que fue etiquetado por Twitter como “contenido potencialmente engañoso”. La respuesta de Trump no tardó mucho en llegar y en un siguiente tweet amenazó con regular, o simplemente cerrar, las plataformas de redes sociales que intenten silenciar las voces de los conservadores como él.

Este conflicto, que empezó en Twitter, salpicó a otras plataformas como Facebook o incluso la misma Google. Y esta no es la primera vez que Donald Trump hace un reclamo de esta categoría. Pero ahora, con unas elecciones a la vuelta de la esquina, la polémica ha escalado a un siguiente nivel, lo que ha motivado a que Trump quiera controlar más Facebook, Twitter y Google por su clara influencia política a través de las redes sociales.

Trump quiere que las redes sociales sean más “neutrales”, ¿será cierto?

Si algo ha caracterizado a Donald Trump durante su gestión de gobierno es que pocas veces sus amenazas se quedan solamente en palabras. Precisamente, lo que empezó el martes hoy jueves 28 de mayo ha pasado al plano legal. Al menos hasta hace poco, las redes sociales disfrutaban de una especie de inmunidad política, pero ahora, con esta nueva resolución los reguladores federales podrán asegurarse de que las compañías están cumpliendo de forma neutral con la regulación del contenido en las redes sociales.

Recordemos que tanto Facebook, Twitter como Google son empresas estadounidenses que están sujetas a la legislación de dicho país.

Trump vs Facebook, Twitter y Google, ¿quién tiene la razón?

¿Qué te ha parecido esta noticia? Personalmente, parece importante recordar que las personas son subjetivas por naturaleza, siempre habrá una tendencia en nuestras acciones, pensamientos o decisiones. Lo importante es ser conscientes de ello para evitar sesgos tan marcados.

Esta reflexión aplica perfectamente para ambos extremos. Por un lado, Twitter puede pecar de ser favorable a las tendencias y opiniones de izquierda, mientras que Trump verá con buenos ojos las opiniones agradables al partido conservador de EE. UU.

Sin embargo, ¿dónde está el punto de equilibrio? Esa es la gran pregunta que aún queda por responder y que sabremos de aquí a un par de meses o incluso años, luego de este cambio tan importante en la administración de las redes sociales en Occidente.