¿Por qué los mAh no son lo más importante en la autonomía de un smartphone?

Cómo medir la batería de un smartphone

Pensar que cuantos mAh mejor es un gran error. Los mAh ya no son el dato más importante de la batería de nuestro smartphone y hay 3 factores que influyen más que este en la autonomía de nuestro smartphone.

Los 3 factores que más influyen en la autonomía de un smartphone

¿Quieres saber por qué teléfonos con grandes baterías no llegan a final de día y otros con 3000 mAh y diagonales de 6 pulgadas pueden ofrecer hasta 6 horas de pantalla? A continuación te avanzamos algunos secretos que los fabricantes no te contarán.

El procesador y hardware del teléfono

Xiaomi Mi A2 Lite características

En primer lugar, el procesador usado en tu smartphone es muy importante para la autonomía de un smartphone. Si es un procesador actual, con una arquitectura menor, la autonomía será mayor.

Un dato importante es hablar, por ejemplo, del famoso Snapdragon 625. Este procesador que está en decenas de móviles de gama media, como el Xiaomi Mi A2 Lite, es un 30% menos eficiente que su renovación, el Snapdragon 636. Sí es cierto que son más o menos igual de potentes pero a la hora de la verdad uno gasta mucho menos batería que otro.

El software, quizás lo más importante

En segundo lugar, el software. ¿Por qué un Xiaomi con MIUI ofrece más autonomía que con Android One? Por dentro son idénticos y la única diferencia es la capa de software usada.

mAh no son tan importantes

Por lo general Android nativo es una de las versiones que mejor autonomía ofrece pero hay excepciones como MIUI que es capaz de mantener la batería más tiempo gracias a gestiones muy agresivas en el tratamiento de las aplicaciones.

Con esto tenemos que aclarar que un software sin pulir puede beberse la batería, razón por la cual los fabricantes que usan Android nativo sin muchas personalizaciones suelen ver como las autonomías de sus terminales no son las óptimas. Al contrario también sucede, algunas capas de fabricantes gastan mucha batería con añadidos innecesarios, como lo hacía Samsung hace unos años.

La tecnología de carga rápida que usamos y la resistencia de la batería

Por último, dejando a un lado lo más obvio, también hay que hablar de la tecnología de carga rápida usada y de la batería que usamos.

Las cargas rápidas más modernas como Quick Charge 4.0+ (disponible en muy pocos móviles) no solo son más eficientes sino que disponen de mecanismos para medir el calor durante la carga y evitar que las baterías se degraden demasiado rápido.

Quick Charge 4 Plus

Igualmente, hay baterías que se degradan muy poco al cabo de 2 años (perdiendo menos del 20% de su capacidad después de 700 ciclos) y otras que ven como su capacidad se reduce a la mitad en un año. El fabricante de la batería también influye en esto y por eso debes fijarte en todos los datos.

Recuerda, los mAh no son lo más importante. Ahora bien, cuantos más mAh tenga de batería un móvil, más probabilidades tienes de que la batería te dure más. Sin embargo, además de la capacidad, debes mirar que hardware usan, si el software está optimizado y si la batería se conserva bien con el tiempo, son datos muy importantes.