Tu información vale dinero y las empresas se nutren de ello

privacidad-web

Cada vez se valora menos nuestra privacidad. En los casos en que se valora también es difícil tomar un control absoluto de la misma y las empresas lo saben. A algunos usuarios les da igual que las compañías buceen entre sus datos.

Ahora bien, la privacidad es como oro para muchas compañías que luego venden nuestra información a terceros a cambio de mucho dinero. Sí, nuestra información personal es la moneda de cambio a pagar por las cosas que son “gratis”. Existen hasta servicios que nos pagan dinero en metálico por hablar de nuestras costumbres (encuestas), por saber qué parte pulsamos más de la pantalla o por dar nuestros datos de información personal.

privacy

La privacidad hay que mimarla, y no es fácil

Lo peor es que la privacidad exige mucho mimo y es muy difícil tenerla completamente controlada, sobre todo si somos asiduos de probar nuevas cosas o servicios en la web.

Además de grandes empresas que lo hacen legalmente, hay también personas que se dedican a robar información para luego venderla al mejor postor por una ingente cantidad de dinero. Estas personas reúnen la información mediante aplicaciones fraudulentas o malware que llega insertado en aplicaciones, a través de web, etc.

¿Qué valor ponemos a nuestra privacidad?

Si somos conscientes del valor de nuestros datos podremos elegir mejor qué datos dar, qué datos no dar y cómo darlos a las grandes compañías. Hay aplicaciones que han atentado contra la privacidad fuertemente pero no han recibido un gran castigo porque no está tan valorada como realmente debería.

Las compañías deben tener a salvo nuestros datos y ser transparentes con nosotros. Google tiene una web que te permite saber todo lo que ellos saben de ti y cómo tratará tus datos, al menos lo hace de forma transparente si cumple con lo que dice.

Quien te visita en Facebook

En el otro lado de la balanza están las grandes compañías que lo saben prácticamente todo sobre nosotros, compañías como Facebook que pueden vender datos en masa sin dar datos concretos, Facebook sabe nuestras costumbres, nuestras preferencias, los lugares que visitamos y un montón de cosas de las que nosotros probablemente nos hayamos ya olvidado.

No podemos poner un precio justo a nuestra información personal pero ya os adelantamos que es muy valiosa y que debería cuidarse como tal. Nuestra información personal tiene mucho valor en el mercado y hay que mimarla al máximo.

Compartir