Sextorsión o cómo la gente es engañada a través de Facebook

Extorsion sexual Facebook

Esto es un caso serio, es posible que cuando hablo (yo personalmente) ponga cierto vacile en cada palabra porque la vida no sería lo mismo sin un pequeño toque de humor pero, a pesar de la forma en que me pueda llegar a expresar quiero dejar claro que esto es algo grave y me gustaría hablar de ello de forma abierta para evitar que la gente lo sufra.

El chantaje sexual a través de la red, acoso o también conocido como sextorsión es una práctica que está cada vez más en auge, pues las personas que se dedican a él lo ofrecen desde cualquier parte del mundo y, en muchas ocasiones, no es posible hacer nada contra ellas.

¿Cómo llega alguien a ser extorsionado a través de Facebook?

A pesar de que hay rumores de que los hackers pueden controlar nuestras webcams, etc en esta ocasión no hablamos de este tipo de casos. El proceso por el que la gente sufre algún tipo de ciberacoso suele ser siempre el mismo y es culpa de las personas que no están acostumbradas a las estafas por Internet.

Pasemos a detallar un caso tipo o ejemplo para que lo entendáis.

  • Un chico o chica recibe una petición de amistad a través de Facebook, algo completamente normal.

Acoso Facebook

La persona que le contacta, normalmente, empieza a ponerse muy cariñosa o le insinúa que se siente atraída por su físico, etc. Esto es algo cada vez más habitual y natural el problema es que la víctima no se percata de que la persona que está al otro lado no busca lo mismo que él.

  • El acosador o acosadora (en muchos casos es una chica) intenta pasar la conversación a otro medio diferente y más íntimo como Skype o incluso a través de las videollamadas de Facebook.

De esta forma, el acosador, demuestra que es humano y sigue trabajando para buscarse la confianza de la víctima. Generalmente, las víctimas, son hombres de entre 20 y 40 años que, con el tiempo, piensan que esa persona es de confianza.

  • La víctima accede a practicar cibersexo o bien a retransmitir imágenes íntimas a la otra persona para disfrute de ambos. Es posible que el acosador también envíe o muestre más de lo normal en estas conversaciones. En muchas ocasiones son grabados por todo lo que retransmiten por la webcam.

Una vez el acosador tiene lo que necesita, imágenes de la víctima masturbándose, imágenes íntimas, etc. empieza la extorsión. De repente, todo se tuerce.

  • El acosador amenaza a la víctima con mostrar estas imágenes a sus familiares (mujer, novia, hijos, amigos de Facebook, etc.) a menos que la víctima pague una cantidad de dinero (cantidades de dinero que van desde los 50 euros hasta los 4000 euros). Para fijar la cantidad de dinero a pedir el acosador intenta adivinar antes el status social de la víctima.

En muchos casos las víctimas pagan por miedo y no denuncian pero, en muchas ocasiones, el acosador vuelve a la carga y sigue solicitando dinero hasta que la víctima acude a la Policía, denuncia los hechos o asume su culpa y se lo muestra a sus seres queridos para evitar más sextorsión.

No es un caso aislado

Esto, que puede parecer algo anecdótico, es cada vez más habitual en la red y le está pasando cada día a más personas por confiar en otras personas a través de la red.

Sí, es cierto, no tiene nada de malo conocer a gente a través de Internet y es algo totalmente normal pero yo personalmente aconsejaría a toda esta gente que evitase mostrar imágenes o vídeos íntimos a cualquier persona a través de la red por su seguridad.

Lo que me gustaría recalcar es algo que le pasa a muchas de estas personas. Es cierto, no acceden a comprar por Internet porque no es seguro pero muchas de ellas no dudan a la hora de enseñar sus partes íntimas en una webcam, ¿qué es realmente más seguro? Con la ayuda de las tarjetas virtuales estoy seguro de que comprar online es mucho más fiable.

Compartir