La idea de que un móvil grande es sinónimo de caro está bastante desfasada. La llega de los smartphones chinos ha dejado claro que un gran tamaño de la pantalla no tiene porque ir acompañado de un precio elevado, por poner un ejemplo: un Samsung Galaxy S6 contra un OnePlus 2, ya que el segundo tiene un mayor tamaño de pantalla, más potencia y un precio inferior. Existen muchos más casos como este y lo cierto es que cada vez encontramos con más.

Móvil grande no es sinónimo de caro

Se han hecho muchas encuestas y estudios para saber cual es el tamaño perfecto de pantalla y prácticamente todos concuerdan en lo mismo: de 5.1″ a 5.5″. La mayoría de los smartphones actuales ya están llegando a nosotros en ese intervalo, pero con precios distintos, generalmente de acuerdo con las especificaciones del terminal.

oneplus 2 vs galaxy s6 comparativa

Unos montan un procesador más potente, otros más RAM o diversas funcionalidades extra, que ciertamente encarecen el precio, pero generalmente, el tamaño de pantalla suele ser el menos relevante de los aspectos que encarece el precio. Actualmente parece más un tema de confort y estética para el usuario que una cuestión económica para el fabricante, aunque realmente sí supone una parte del precio final.

Existen numerosos casos de terminales que, con un tamaño inferior de pantalla e incluso especificaciones inferiores, tienen un precio más elevado que otros que prácticamente los duplican en potencia, por lo que no es explícitamente necesario que un móvil grande sea más caro. Por supuesto, sin entrar en el tema Apple, que va aparte del resto del mercado.

Ponemos el ejemplo de un Galaxy S6 de 64 GB, que ya ha salido a la venta hace prácticamente un año, frente al OnePlus 2 de 64 GB y 4 GB de memoria RAM. El primero tiene un tamaño de pantalla de 5,1″ y ronda los 550-600 euros. El segundo tiene 5.5″ y cuesta 399 euros. Además, el OnePlus 2 es más potente… ¿Qué ocurre aquí?

Lo más caro siempre sale más caro

Hay muchos factores que encarecen el terminal. Su demanda, la marca, las especificaciones y la estética, pero el tamaño de pantalla, siempre que ronde el intervalo del que hablamos antes, suele ser mucho menos relevante. Si nos acercamos a las 6″, debido a que es un producto con menor salida en el mercado, suele ser más caro, eso es cierto. Lo más raro siempre sale más caro.

¿Qué opinas tú? ¿Un móvil grande no es sinónimo de caro o sí lo es?

    COMENTARIOS