Qué es la tasa de refresco en la pantalla de los móviles y cuál es la mejor

moviles hercios hz que es tasa de refresco

Hace unos años, nadie hablaba de la tasa de refresco en móviles, ya que todos ofrecían exactamente la misma (60 Hz). Sin embargo, con el auge de los videojuegos y la llegada de los smartphones gaming, la tasa de refresco comenzó a aumentar y se puso de moda, incluso entre los móviles no destinados a juegos. Pero, a ciencia cierta… ¿qué es la tasa de refresco en los móviles?

Lo que la mayoría de gente sabe es que la tasa de refresco es una característica de la pantalla de los móviles que hace que se vea más o menos fluida, según su valor medido en Hz. Pero vamos a ampliar un poco más esta definición para entender por qué es importante la tasa de refresco, cómo influye en tu móvil y su relación con los FPS.

¿Qué es la tasa de refresco y por qué es importante para tu móvil?

Pixel 6a ofrecerá pantalla tasa de refresco 90 Hz

La tasa de refresco es la frecuencia con la que se actualiza la pantalla. Esta frecuencia se mide en hercios o Hz. También se puede entender como la cantidad de imágenes que el panel te muestra por segundo. Así pues, una pantalla que se actualiza a 90 Hz se ve más fluida que una que se actualiza a 60 Hz. ¿Por qué? Porque en un segundo te mostrará 90 imágenes, mientras que la otra pantalla solo alcanzará a mostrarte 60, perdiendo cierta información en el camino.

Evidentemente, no notarás la tasa de refresco de una pantalla con imágenes estáticas. Esta característica se nota en vídeos o al desplazarte en la interfaz de tu móvil, pero sobre todo en videojuegos donde cumple un papel fundamental. Y es que, alguien jugando con una pantalla de 120 Hz ve el doble de imágenes que alguien que juega con una tasa de refresco de 60 Hz, lo cual termina siendo una gran ventaja en partidas online donde la velocidad de reacción puede definirlo todo.

Si no eres jugador, igualmente tener una tasa de refresco alta te ayuda a que la navegación por tu móvil y las apps se sienta mucho mejor: más fluida, más rápida y hasta nos atreveríamos a decir que más elegante.

Significado de las tasas de refresco más populares en móviles Android

  • 60 Hz: la pantalla puede mostrar 60 imágenes por segundo.
  • 90 Hz: la pantalla puede mostrar 90 imágenes por segundo.
  • 120 Hz: la pantalla puede mostrar 120 imágenes por segundo.
  • 144 Hz: la pantalla puede mostrar 144 imágenes por segundo.
  • Y así sucesivamente…

Ventajas de una alta tasa de refresco en tu móvil

Como mencionamos antes, una alta tasa de refresco se puede traducir en más fluidez y rapidez en la pantalla. En definitiva, estas son las principales ventajas de usar un móvil con alta tasa de refresco (mayor a 60 Hz):

  • La experiencia de usar tu móvil es más fluida y placentera: todo parece ir más rápido y fluir suavemente cuando navegas por la interfaz o las aplicaciones. Las animaciones y las interacciones con el móvil se sienten más naturales
  • Los juegos se ven mucho mejor: se sienten más rápidos y fluidos. Créenos, una vez que juegas con una alta tasa de refresco, no querrás volver atrás.
  • Te da una ventaja en partidas online: alguien jugando con una alta tasa de refresco siempre verá venir las cosas unos milisegundos antes que su rival que juega con una tasa de refresco baja.
Lee también:  El mejor juego de destrucción de coches llega a móviles: Wreckfest Mobile

Desventajas de una alta tasa de refresco en tu móvil

Hasta aquí hemos entendido que mientras mayor sea la tasa de refresco, mejor será la experiencia con el móvil. Sin embargo, esto no es del todo así. Incrementar la tasa de refresco tiene sus sacrificios y, para entenderlo mejor, debes comprender cómo funciona la pantalla de un móvil.

Antes dijimos que la tasa de refresco es la cantidad de imágenes que muestra la pantalla por segundo. Pues bien, para cambiar la imagen que está mostrando, la pantalla se enciende y se apaga creando el efecto de «persistencia retiniana» que hace que nuestros ojos no noten los apagones y solo vean el movimiento de las imágenes. Cabe aclarar que esto solo ocurre cuando hay cosas moviéndose en la pantalla, pues cuando hay una imagen estática, la pantalla se mantiene encendida sin parpadear.

Entonces, la tasa de refresco también se puede entender como la velocidad con que la pantalla se apaga y se enciende por segundo. Y como podrás adivinar, la acción de apagar y encender es algo que consume batería. Por tanto, mientras más parpadea la pantalla, menos durará la batería. En otras palabras, mayor tasa de refresco es igual a peor autonomía. Por suerte, esto es algo que saben los fabricantes de móviles y ya han ideado una solución para alargar la batería de los móviles con altas tasas de refresco: la tasa de refresco variable (hablaremos más adelante sobre esto).

Medir salud batería de movil

Que la pantalla se actualice más rápido también compromete el rendimiento del móvil y la resolución de la pantalla. Aquí tienes un resumen de las desventajas de usar altas tasas de refresco en smartphones:

  • Peor duración de la batería: cada vez que se actualiza la pantalla para mostrar una nueva imagen, se apaga y se enciende el panel consumiendo una cierta cantidad de energía de la batería.
  • Menor resolución de la pantalla: las altas tasas de refresco no solo exigen más a la batería del móvil, sino también a la CPU y GPU. Esto obliga a los fabricantes a capar la resolución del móvil para mantener el rendimiento estable. Por ejemplo, en los móviles Samsung con tasa de refresco variable, los usuarios tienen que elegir entre 120 Hz a 1080p o 60 Hz a 1440p.
  • Jelly scrolling: una pantalla con alta tasa de refresco mal calibrada puede producir el efecto «Jelly scrolling» que hace que una parte de la pantalla se adelante a la otra. Esto a su vez provoca que textos y elementos de la interfaz se compriman o estiran de formas indeseadas.
  • La tasa de refresco no lo es todo en la calidad de una pantalla: muchos fabricantes ponen todos sus esfuerzos en ofrecer una alta tasa de refresco y olvidan otros aspectos importantes de la pantalla como el brillo, la reproducción del color, la densidad de píxeles, la respuesta táctil, etc. En los móviles de gama alta este problema no suele darse. Pero en la gama media y baja, la tasa de refresco puede convencerte de comprar un móvil con pantalla de baja calidad.

Qué es la tasa de refresco dinámica o variable

tasa refresco rog phone 3

La tasa de refresco variable, también conocida como dinámica o adaptativa, no es más que una tasa de refresco que puede cambiar su valor de hercios según la elección del usuario. Esta es una propiedad intrínseca de los paneles, lo cual significa que no todas las pantallas tienen una tasa de refresco dinámica. De hecho, la mayoría de pantallas de móviles ofrecen una tasa de refresco fija que no se puede cambiar. Normalmente, las pantallas con tasa de refresco variable se encuentran en la gama alta, pues usan la costosa tecnología LTPO.

Lee también:  Disfruta de la experiencia original de Instagram con The OG App

La ventaja de una tasa de refresco dinámica es que puede hacer que la pantalla tu móvil funcione a 90 Hz cuando estás jugando y cambiar a 30 Hz cuando estás viendo una peli grabada a 24 FPS para así ahorrar batería. En definitiva, te permite adaptar la tasa de refresco a los distintos usos que des a tu móvil para no malgastar batería en funciones o aplicaciones que no requieren una gran fluidez de imágenes. Algunas móviles que te ofrecen esta característica son:

Diferencia entre Hz y FPS (tasa de refresco vs. fotogramas por segundo)

Juego en la nube en móviles

Muchas personas confunden los FPS o fotogramas por segundo con los Hz o hercios de la tasa de refresco de la pantalla. Son dos cosas diferentes, aunque estrechamente relacionadas. Y es que, mientras los Hz de la tasa de refresco se refieren a la cantidad de imágenes por segundo que muestra una pantalla, los FPS son los fotogramas por segundo que está enviando a la pantalla el juego o software que se está ejecutando en el dispositivo.

Por ello, que la pantalla de tu móvil funcione a 120 Hz no significa que todos los juegos en ella se verán a 120 FPS. En realidad, solo mostrará a 120 FPS los juegos que han sido diseñados para funcionar a esa tasa de FPS (aquí están todos los juegos que funcionan a 120 FPS en Android), siempre y cuando tu móvil tenga la potencia necesaria para ejecutarlos a dicha tasa de FPS. Ten en cuenta que, a mayor cantidad de FPS, mayor exigencia para la CPU y GPU de tu dispositivo.

Asimismo, cabe aclarar que aunque tu móvil pueda ejecutar un juego a 120 FPS, si la pantalla del mismo es de 90 Hz, realmente solo verás 90 FPS y hasta podrías tener problemas en fluidez de las imágenes, ya que el sistema tendrá que sincronizar los hercios de la pantalla con los FPS del juego. Este problema es conocido como «tearing» y hace que por momentos las imágenes se ven entrecortadas (sucede también en el caso contrario: cuando los Hz son mayores a los FPS).

Igualmente, hay que decir que los vídeos también tienen su valor de FPS. Las películas, series y documentales en su gran mayoría son grabados para funcionar a 24 FPS, que es el estándar en cine. Sin embargo, los vídeos en YouTube y otras plataformas de vídeos normalmente se muestran en 30 o 60 FPS. Es decir, que para vídeos no necesitas una alta tasa de refresco (mayor a 60 Hz), ya que no hace ninguna diferencia.

A modo de resumen, esta es la diferencia entre estos dos valores:

  • Tasa de refresco (Hz): es la cantidad de imágenes o fotogramas por segundo que puede mostrar la pantalla. Este valor depende única y exclusivamente de la pantalla.
  • Fotogramas por segundo (FPS): es la cantidad de fotogramas por segundo que el juego o vídeo está enviando a la pantalla para que los muestre. Este valor depende tanto de cómo fue diseñado el juego o vídeo (hay contenido que tiene los FPS limitados a cierta cantidad y no se pueden aumentar o disminuir) como de la capacidad o potencia de tu dispositivo para ejecutarlo tan rápido como sea posible.
Lee también:  Conoce todas las funciones del puerto USB de tu Smart TV

Cómo saber qué tasa de refresco tiene la pantalla de mi móvil Android

como saber tasa de refresco con distintas apps en android

Saber la tasa de refresco de la pantalla de tu móvil Android es muy sencillo. Existen dos métodos para verificarlo:

  • Revisa la ficha técnica de tu móvil: en al apartado de pantalla debería decírtelo, ya sea como tasa de refresco o frecuencia de actualización. No confundir con la frecuencia de actualización tácti, la cual hace referencia a la cantidad de veces que la pantalla verifica si hay un toque en la pantalla.
  • Utiliza una app de terceros: hay muchas aplicaciones en Google Play Store que te muestran la tasa de refresco de tu móvil Android. Puedes usar Device Info HW, Screen Info o DevCheck (abajo puedes descargarlas). Todas ellas funcionan de la misma manera: una vez que las instalas, solo tienes que abrirlas e ir al apartado de pantalla (screen o display) donde verás la tasa de refresco como refresh rate o algún otro nombre similar.
Device Info HW
Price: Free
Screen Info
Price: Free

¿Cuál es la mejor tasa de refresco para un móvil Android?

Xiaomi Mi 11T procesador MediaTek y pantalla a 120 Hz

Tras analizar todos y cada uno de los detalles de la tasa de refresco en las pantallas de los móviles, de seguro ya sabes cuál es la mejor para tu móvil. Si no te tomaste el tiempo de leer, no te precupes, aquí te haremos un resumen de las mejores tasa de refresco en Android que puedes elegir según el tipo de usuario que seas y por qué:

  • Tasa de refresco variable de hasta 120 Hz – la mejor de todas: es la que usan los móviles de gama alta para ofrecer un equilibrio entre fluidez de imágenes y autonomía. Los paneles con tasa de refresco variable o dinámica pueden disminuir este valor cuando no lo necesitan para así ahorrar batería, y aumentarlo cuando quieres jugar o hacer otra cosa con una alta tasa de FPS.
  • 90 Hz – la mejor en calidad / precio: esta es sin dudas la opción más equilibrada en absolutamente todo. Te ofrece una mayor fluidez que una pantalla estándar de 60 Hz, no consume tanta batería como una pantalla de 120 Hz o más, y cuesta mucho menos que una pantalla con tasa de refresco variable.
  • 120 Hz – la mejor para juegos: hay móviles gaming en el mercado con tasas de refresco de 144 Hz o hasta 165 Hz, pero no valen la pena. ¿Por qué? Porque no hay ningún juego en Android que funcione a 144 FPS o más, y los servicios de juegos en la nube tampoco ofrecen ese rendimiento. La velocidad máxima a la que funcionan los juegos en Android actualmente es 120 FPS, por lo que no necesitas más de 120 Hz para jugar en tu móvil con la mayor fluidez.

Por último, te aconsejamos que solo compres un móvil con pantalla de 60 Hz si vale menos de 200 euros. Y es que por encima de los 200 euros ya es inaceptable que un móvil Android en la actualidad no ofrezca como mínimo 90 Hz de tasa de refresco. En fin, esperamos haberte ayudado con esta información.