LG, del todo a la nada: ¿cómo puede ser olvidada una marca tan fácilmente?

Bateria LG G5

Septiembre de 2018. ¿Alguien se acuerda de LG? ¿Nadie? ¿Qué ha ocurrido para que el que fuera un auténtico gigante de la telefonía esté desapareciendo de forma tan drástica? ¿Cuál ha sido el motivo del fracaso de LG?

Si siempre has sido un gran fan de la marca, te invitamos hoy a acompañarnos en nuestra visita melancólica al pasado. Hoy vamos a analizar la caída de una de las marcas con más historia en Android: LG.

Por qué LG ha fracasado y ya no vende como antes

Como siempre, para entender el fracaso de LG, primero debemos remontarnos a los tiempos donde los coreanos eran el auténtico líder de la gama alta. Puede que no los recuerdes, y es que nos remontamos al 7 de agosto de 2013, cuando en Nueva York el LG G2 vio la luz. Se abrían las puertas del cielo para LG.

LG G2 y LG G3: ¿no podían haber sido todos así?

Intenta recordar un móvil de LG sin carencias. Imposible, ¿verdad? Sin embargo, hubo una época en la que el tope de gama de LG marcaba la tendencia del mercado. Y esta empezó con el lanzamiento del LG G2.

Lee también:  Análisis de los Redmi Buds 3 Pro, ¿los mejores auriculares con ANC calidad-precio?

Hasta entonces, los móviles de gama alta flaqueaban en alguno de sus apartados. El móvil redondo del que podemos hablar fue el LG G2. Con lo más potente del mercado, una cámara que daba la talla (para el momento en el que nos encontrábamos) y, sobre todo, una batería que por fin nos duraba todo el día, triunfó como ninguno. De hecho, aún sigue teniendo un hueco en el corazón de todos nosotros.

LG G3 con Android 6.0 Marshmallow: Opinión

Esta buena racha siguió con su sucesor, el LG G3. Emulando un diseño en aluminio que no pasaba más allá de un mero espejismo y con las mejores características del momento, arrasó gracias a un precio muy, pero que muy contenido. Ni siquiera los más que graves problemas de sobrecalentamiento (aquí un servidor llegó a registrar 78 grados, ni más ni menos) fueron capaces de acabar con su buena reputación.

La gama media no ha sido de ayuda, precisamente

Nos podríamos perder en el catálogo de gama media de LG como si de un Ikea se tratase. LG Bello, Fino, LG G4C, LG G5 SE… la lista es interminable. LG estaba dispuesta a conquistar la gama media fuera como fuese.

Sin embargo, con ellos consiguieron precisamente todo lo contrario. Y es que ya fuera por el precio (no se caracterizaban por ser baratos, que digamos) o porque se quedaban con unas características muy mermadas frente a la competencia y al resto de la gama media, no conseguían triunfar.

Lee también:  ¿Es normal escuchar un sonido al activar la cancelación activa de ruido en auriculares?

LG Q7 Android One US

Pero lejos de dejar de intentarlo, los chicos de LG han seguido tropezando con la misma piedra una y otra vez. Solo hay que ver las especificaciones del LG Q7, que nada pueden hacer para justificar los más de 300 euros que vale. Desde luego, no es el camino que deberían seguir, y es por lo que a día de hoy los coreanos están en esta situación.

LG G5: el punto de inflexión donde todo se torció

Tras el éxito cosechado por sus antecesores, el LG G4 pasó por el mercado sin pena ni gloria. Y es que la acertada decisión de incorporar el SD808 en vez del SD810 para evitar que nuestras manos sufieran todo tipo de quemaduras pareció relegarlo a un segundo plano del que le fue difícil salir.

Sin embargo, el declive llegó con el LG G5. Y no es de extrañar. Su cámara hacía aguas por todos lados, con un entendimiento totalmente distinto de la doble cámara. Pero no todo se quedaba ahí. Una pantalla con una curva sin sentido, una capa de personalización infumable y una batería que era desastrosa no ayudaban. Provocó que los usuarios perdiésemos el poco interés en la marca que nos quedaba tras el G4.

LG G6 Oreo Europa

Podríamos haber esperado un buen cambio, pero esto no mejoró con el LG G6. A pesar de actualizarse notablemente a favor de lo que pedía el mercado, su corta batería y la carencia de modo retrato volvió a jugar en su contra y a hacerle uno de los gama alta más impopular, pese a las múltiples bajadas de precio.

Lee también:  El documental de Netflix sobre Bob Ross está dejando estupefacta a la gente

Tras esto, se entiende el desinterés de la industria por el LG G7. Uno de los flagships más infravalorados del panorama, que aunque tiene mucho que ofrecer, no tiene un gran público al que ofrecerlo. ¿Es por su precio o sus specs? Nada más lejos de la realidad, sino todo lo contrario. La culpa no es sino de LG, y las decisiones que le han lastrado estos últimos años.

¿Conseguirá levantarse en algún punto o como Motorola y HTC está LG destinada a desaparecer?