Xiao Wang, la historia del chico que vendió un riñón para comprarse un iPhone

Vendio rinon para comprarse iPhone 4

A veces, con un buen trabajo publicitario de fondo, un producto se puede convertir en algo que todo el mundo necesita pero que en realidad no le hace falta. En ciertas ocasiones, esa popularidad puede llegar a generar una obsesión de tal magnitud que incluso puede provocar cosas terribles. Esto es lo que le pasó a Xiao Wang, un joven que demostró que a veces la estupidez no tiene límites.

Oriundo de China, el joven Xiao quiso toda su vida un iPhone 4. Uno de los móviles más populares de la historia que logró convertirse en toda una obsesión para este joven de pocos recursos económicos. Desgraciadamente, la obsesión se convirtió en un problema para Xiao Wang, pues llegó a vender uno de sus órganos para poder hacerse con el preciado iPhone 4 de Apple.

Acabó con su vida por un iPhone

Vende su organo por un iPhone

Muchos dirán que las marcas son las culpables de crear obsesiones por productos en muchas veces no necesitamos, pero la realidad es que nadie tiene la culpa de nada. Si bien un móvil es casi imprescindible para poder relacionarse, hay alternativas más baratas a lo que ofrecen compañías como Apple y Samsung en sus terminales de más alta gama.

Xiao Wang, evidentemente, se creó un problema basándose en su obsesión por el iPhone 4. Pues ninguna persona normal pondría en riesgo su vida por un teléfono inteligente. En aquel entonces, cuando comenzó la tragedia, Wang tenía 17 años. El joven deseaba con toda su alma tener un iPhone 4, móvil que por aquel entonces era toda una sensación.

Lee también:  Con Anthem puedes tener un Spotify estilo TikTok en tu iPhone

El chico quería ser el más popular de la escuela y soñaba día y noche con poder tener ese aparato para poder presumir ante sus amigos. La fatalidad empezó cuando le dijeron a Wang que podía vivir con un riñón de forma normal, y entonces él imaginó que podía deshacerse del otro. En su cabeza él pensó esto: «un riñón es suficiente para mí», ¿para qué necesito el otro? ¿Por qué no lo vendo y listo?

Sin riñón y sin teléfono

Vendio el rinon por un iPhone

Wang no se lo pensó dos veces, y buscó sitios en los que se pudiera deshacer de su riñón. Terminó yendo a una clínica clandestina e ilegal de tráfico de órganos. Wang percibió unos 22 mil yuanes por su riñón, algo así como 3500 € al cambio actual. Al joven le sobraba dinero como para poder comprarse un iPhone 4 y algo más, pero el problema que vino después le cambió la vida para siempre.

Debido a la operación, el joven sufrió una infección en el otro riñón tan grave que estuvo condenado a vivir el resto de su vida en una cama de hospital. Los daños fueron tan severos que cuando llegó al hospital, legal en este caso, los médicos dijeron que no iba a salir con vida. Sus padres se enteraron de dicha operación y terminaron quedando arruinados pagando las diálisis y el tratamiento de Wang.

Lee también:  Están usando los AirTags de Apple para hacer cosas malas

Una tortura que duró 7 años

Vende organo por iPhone

Entre el 25 y 26 de diciembre del 2018, Xiao Wang pudo salir del hospital, pero no para vivir una vida normal, pues lejos está de eso. El joven salió del hospital para poder llevar a juicio a aquellos que le arruinaron la vida. Todo este tiempo tanto Wang como su familia han vivido una tortura, pues el chico se tuvo que enfrentar a tratamientos dolorosos a diario.

La familia de Xiao ha llevado al intermediario y al hospital clandestino que acordó la operación con el muchacho a los tribunales y obviamente fueron condenados. La familia del joven fue indemnizada y llegó a un acuerdo con el hospital en el que ingresaron al joven. Pues fueron 7 años en los que la familia ha vivido prácticamente en el hospital.

No se sabe la cantidad de dinero que han acordado, pero lo que sí se sabe es que tanto Wang como sus padres deberán seguir soportando un tratamiento que tiene fecha de vencimiento. Los médicos prevén que Wang viva 2 o 3 años más, aunque un posible trasplante podría salvarle la vida.