Los chicos de Clash Royale lanzan continuas actualizaciones que obligan a hacer cambios en el equipo. No hace mucho, te contamos los cambios de las últimas cartas afectadas, que afectaba sobre todo a los ataques a distancia. Cartas como la bola de fuego o rocket, se vieron reducidas en un 20%. Por todo esto, y por cambios como estos, nos están obligando a cambiar el mazo continuamente, porque con el tiempo, unas cartas parecen perjudicarse y viceversa.

Clash Royale quiere que cambies tu mazo

Puede que nos creamos que tenemos el equipo perfecto, pero tarde o temprano, nos acabamos llevando un chasco. Como nos dicen estos chicos de CR, la clave del éxito es gestionar bien el elixir.

Clash Royale te obliga a cambiar de mazo, ¿cuál es el tuyo? Está claro, que hay equipos mejores y peores, en el sentido de que nos enfrentamos a adversarios que juegan bien y tienen un gran equipo, mientras que otros no lo están haciendo nada bien. Elegir las cartas es importante, aunque para hacerlo, también deben habernos tocado.

El claro ejemplo, está en el Golem. Normalmente, quien lo usa (en el nivel 3) suele ganar, porque es tan fuerte que no conseguimos derrotarlo (esto lo enfocamos a un usuario nivel 7-8 con una media de 2.000 copas) y aunque lo derrotemos, ponemos todo el esfuerzo en matarlo, y eso hace que no podamos atacar tampoco.

¿Son malas las actualizaciones?

Las actualizaciones son buenas para unos y malas para otros. Pero pueden ayudarnos a encaminar nuestro equipo hacia otra dirección. Por ejemplo, de la última actualización, la carta más favorecida es el mosquetero. ¿Problema? Si hemos pasado de subirlo de nivel, porque aunque mejore, si lo tenemos bajo no va a funcionarnos bien. A partir del nivel 5, ya empieza a funcionar bien.

Es por esto, por lo que se nos obliga a cambiar de mazo cada x tiempo. Es eso o perder copas. Aunque muchas veces, lo cambiamos, y terminamos volviendo al mazo original. En definitiva, un juego de esos que nos sacarán de nuestras casillas cada 2 por 3. Y muy, pero que muy adictivo.

    COMENTARIOS