Windows Phone, crónica de una muerte anunciada

Hasta ahora, en el mercado de la telefonía móvil, han convivido principalmente tres sistemas operativos: Android, iOS y Windows Phone. No obstante, el liderazgo absoluto lo han tenido los dos primeros, con una cuota de mercado agregada de nada más y nada menos que el 98,4%, mientras que la cuota de mercado de Windows Phone apenas llega al 0,5%.

Windows Phone 8.1: Game Over

Quizá con estas cifras entendáis mejor lo que vamos a contaros a continuación: Microsoft ha decidido despedirse de Windows Phone 8.1. De esta manera, la compañía estadounidense anuncia que da por perdida la batalla por competir frente a frente con Android e iOS en el mercado de la telefonía móvil.

Desde esta misma semana, Windows Phone 8.1 dejará de recibir soporte oficial por parte de Microsoft. Una noticia que, aunque realmente pensábamos que no iba a llegar, tampoco nos ha pillado demasiado por sorpresa. Lo cierto es que los esfuerzos realizados por Microsoft para impulsar su sistema operativo en el mercado mobile han sido mínimos. Así, no es de extrañar que su cuota de mercado a nivel global ni siquiera alcance el 1%.

Ahora mismo, en la cartera de productos de Microsoft sigue estando presente la versión Windows Phone 10, aunque el impulso de la misma, tanto por parte de Microsoft como de los fabricantes ha sido muy escaso. Además, recordemos que la compañía no ha lanzado un solo modelo Lumia en más de un año. La última noticia que tuvimos sobre estos modelos fue que Nokia Lumia 525 incorpora Marshmallow.

Windows Phone 8.1, uno de los SO más importantes para Microsoft

Aunque, tal y como hemos señalado en el título, es la crónica de una muerte anunciada, Windows Phone 8.1 ha sido un sistema operativo muy importante para Microsoft. Además de algunas funciones añadidas y varios cambios en la interfaz, Windows Phone 8.1 fue la primera versión en contar con Cortana, el asistente virtual de Microsoft. Hoy podemos encontrarlo en otros muchos productos que comercializa la compañía estadounidense.

Por lo tanto, nos quedamos con un participante menos en la carrera por hacerse con el liderazgo en el mercado de la telefonía móvil.