¿Por qué el grafeno revolucionará los móviles tal y como los conocemos?

movil hecho con grafeno

¿Qué es el grafeno? Seguro que en más de una ocasión has oído hablar del material de Dios, un material que cambiará el mundo tal y como lo conocemos y que permitirá cosas que nunca antes te has imaginado. Pantallas flexibles de verdad, no como la del Galaxy X, y transparentes, móviles que no se rompen, relojes tan potentes como un supercomputador, etc.

El grafeno podría permitir que las baterías tuviesen muchísimas más capacidad (a la vez que reducen su tamaño), que los barcos sean más resistentes o que los móviles sean más pequeños y con mayor autonomía. Pero no hablamos de una pequeña mejora, hablamos de pasar de un proceso de 8 nm de fabricación en los semiconductores a otro inferior a 1 nm, supondría una revolución tecnológica sin igual, similar al paso de los complejos circuitos de bombillas a los microchips. La era del grafeno, está cada vez más cerca.

grafeno revolucionaria telefonia movil

Grafeno, un material realmente potente

De hecho, esto no es ningún secreto, el grafeno podría revolucionar el mundo tecnológico de forma bestial haciendo que los procesadores de los móviles sean mucho más rápidos, que no se recalienten o que las redes de fibra óptica usadas para transmitir información se vuelvan mucho más rápidas. El grafeno dejaría en pelotas toda la tecnología que actualmente conocemos.

El grafeno es un material que dos investigadores rusos descubrieron en 2004, aislándolo a partir del grafito con un proceso de exfoliación. Su descubrimiento data del año 1930 pero no ha sido hasta el siglo XXI cuando estos investigadores consiguieron aislarlo por primera vez. Ambos investigadores recibieron el Premio Nobel de Física en 2010.

El grafeno marcará el cambio de era

Este material es una lámina de carbono puro dispuesta en forma hexagonal que disfruta de 200 veces más resistencia que el acero, una densidad similar a la fibra de carbono y 5 veces menos peso que el aluminio, todo con un solo átomo de grosor. Una lámina de un metro cuadrado de grafeno solo pesa 0,77 miligramos. Además de eso se trata de un material transparente y que se autorrepara.

Si te preguntas por qué revolucionará el campo de los semiconductores debes saber que el grafeno conduce los electrones 200 veces más rápido que el silicio (¿no os suena Silicon Valley?). Y sí, gracias a su mejor conducción consume mucha menos energía y produce mucho menos calor que cualquier SoC actual que pueda fabricar Qualcomm, Snapdragon o Intel. Eso sí, el grafeno no se puede apagar (no puede dejar de funcionar como tal) y muchas personas afirman que esa será la razón por la que no reemplazará al silicio.

¿Por qué no usa el grafeno de forma habitual?

Si otros materiales sí han llegado a usarse en todo tipo de dispositivos y el grafeno no es por una sencilla razón, todavía es difícil producirlo en masa. Hay miles de científicos investigando cómo aislar grafeno de forma fácil. En 2016 se produjeron unos 200 kilogramos de grafeno y el precio oscila entre los 300 y 1000 dólares el gramo, un precio muy elevado para usarlo a nivel industrial.

En algunas universidades han logrado extraerlo del azúcar común a 800 grados de temperatura y en otros depositando vapor de agua carbonatada sobre una capa de cobre que sirve para sintetizar el grafeno con procesos que van desde la exfoliación hasta el crecimiento epitaxial. Si quieres saber más sobre el grafeno esta charla de TEDx es altamente recomendable.

El grafeno ya se usa en ciertas áreas

Ahora bien, pese a que todavía queda mucho para producirlo en masa ya hay campos en donde el grafeno se usa, aunque todavía se bastante caro. Es habitual que el grafeno se use en los discos de resina de las piezas dentales, baterías, hormigón, papel, sensores biomédicos y seguramente en proyectos militares secretos. Cuando hablamos de las tendencias móviles de 2018 vemos que no hay nada nuevo, solo el grafeno puede cambiar el panorama que conocemos.

Incluso hay empresas que ya lo usan para fabricar cascos de barcos con una mezcla de grafeno diluido en el material que forma el casco, permitiendo reducir el peso del barco a la mitad, con la misma resistencia; lo que supone una ventaja impresionante. Ese mismo barco podrá correr más y gastar mucho menos combustible que un barco estándar aunque cueste un 50% más que uno convencional. Yo estoy esperando a que las grandes compañías apuesten por grafeno para fabricar móviles completos, las posibilidades aumentan de forma impresionante. Incluso hay coches de grafeno como el GTA Spano.

Pantallas invisibles, móviles como el de la imagen destacada de este artículo, todo eso sería posible con el grafeno pero las grandes empresas deben empezar a manipularlo y producir en base a nuevos estándares que todavía no se dominan. ¿Veremos los de mi época la innovación que supondrá el grafeno?

Compartir