Kickstarter vs Indiegogo: estas son sus principales diferencias

kikstarter indiegogo

Las plataformas de financiación colectiva se han convertido en una de las mejores herramientas para que startups y pequeñas empresas puedan llevar a cabo proyectos sin apenas presupuesto. Y Kickstarter e Indiegogo son los principales referentes.

Hablamos de dos plataformas de crowfunding cargadas de todo tipo de proyectos. Pero, ¿hay diferencias entre Kickstarter e Indiegogo? Para ello, te vamos a comentar el funcionamiento de ambas plataformas.

Así es Kickstarter, la plataforma más conocida

kickstarter

Comenzaremos hablando de la plataforma de financiación colectiva más conocida, y que incluso tiene su propia aplicación en Android. Dirigida principalmente para proyectos creativos, incluyendo categorías como Juegos, Cómics, Diseño, Fotografía, Teatro, Arte, Publicaciones, Tecnología y mucho más, cuenta con unas reglas que marcan las principales diferencias entre Kickstarter e Indiegogo.

Más que nada porque esta plataforma es muy estricta, permitiendo tan solo financiación fija. O lo que es lo mismo: a los patrocinadores solo se les cobrará en el caso de que la campaña en la que hayan participado tenga éxito. En cambio, Indiegogo ofrece una opción de financiación flexible, como podrás comprobar más adelante.

Con ello, se consigue un plus de tranquilidad para los patrocinadores, que saben que si el proyecto no alcanza el objetivo, recuperarán su dinero. Además, pueden cancelar su compromiso antes de la fecha límite del proyecto, en caso de que cambien de opinión.

interfaz kickstarter

A cambio, Kickstarter ofrece herramientas para incentivar que los patrocinadores apuesten por los proyectos disponibles. Y la más interesante es su sistema de recompensas, para que los creadores puedan ofrecer todo tipo de premios a los patrocinadores en función de cuánto inviertan.

Decir que Kickstarter tiene una tarifa del 5% sobre el total, además de los cargos correspondientes al procesamiento de los pagos, que empiezan por el 3% + 0,20 dólares por transacción.

Respecto al tiempo de la campaña, Kickstarter ofrece la posibilidad de configurarlo para que dure entre uno y sesenta días. Eso sí, una vez marcado el límite de tiempo, no se podrá cambiar. En cambio, si se cumplen antes de la fecha límite, los creadores podrán agregar nuevas recompensas para aumentar las donaciones.

Por último, y como no podía ser de otra manera, Kickstarter tiene que aprobar cualquier campaña antes de que salga publicada. Una vez lo esté, los creadores tendrán diferentes herramientas para monitorizar las visitas, estadísticas de ingresos y más datos referentes al éxito de su proyecto.

Así funciona Indiegogo

indiegogo

Respecto a Indiegogo, es una plataforma muy conocida, pero con menor éxito que Kickstarter. En este caso, estamos ante un servicio que abarca todo tipo de trabajos creativos, incluyendo programas de televisión, música, podcast, proyectos tecnológicos y demás.

Una de las principales diferencias entre Kickstarter e Indiegogo, es que esta segunda plataforma permite dos opciones de financiación: fija y flexible. La financiación fija funciona exactamente igual que en Kickstarter, mientras que la flexible permite que, aunque no se haya cumplido con el objetivo a tiempo, los creadores podrán conservar los fondos donados para mantener adelante el proyecto.

Evidentemente, Indiegogo tiene un mayor riesgo para los patrocinadores, pero es más atractivo para los creadores. Claro está, si donas 5 o 10 euros, no será el fin del mundo. Pero si haces una inversión fuerte, y el proyecto no se lleva finalmente a cabo, podrías perder todo ese dinero.

interfaz indiegogo

Respecto a las tarifas, Indiegogo cobra una tarifa del 5% por las campañas exitosas, además de un procesamiento de pagos del 3% + 0,30 dólares por transacción. Eso sí, en el caso de que la campaña se iniciase en una página de la competencia, la tarifa de la plataforma aumenta al 8%. Y en el caso de que no se cumpliera el objetivo, la tarifa aumenta al 9%.

También se parecen en algunas cosas

Otro apartado en el que Indiegogo y Kickstarter se parecen, es en el tiempo máximo de campaña, que aquí también es de 60 días. Eso sí, en Indiegogo no necesitan la aprobación de la plataforma para llevar a cabo tu proyecto.

Como no podía ser de otra manera, Indiegogo ofrece una gran variedad de herramientas para que los creadores de campañas puedan ver diferentes estadísticas sobre el éxito del proyecto.

Como habrás podido comprobar, las diferencias entre Kickstarter e Indiegogo son notables. Pero hay un punto muy claro que permite diferenciar de la mejor manera uno u otro servicio: si quieres tener la tranquilidad de que, en caso de que el proyecto por el que has invertido no salga adelante, recuperarás con total seguridad tu dinero, lo mejor es apostar por Kicsktarter.

En cambio, si eres un creador y sabes que aunque no llegues a tu objetivo, con conseguir un porcentaje del mismo podrás llevar a cabo tu proyecto, lo mejor es apostar por Indiegogo. Eso sí, teniendo muy claro que te va a costar más conseguir patrocinadores que en Kicsktarter.

Sin duda, dos plataformas de financiación colectiva que, pese a contar con algunos parecidos, tienen unas diferencias que son palpables. En tu opinión, ¿qué plataforma de crowfunding es mejor, Kicsktarter o Indiegogo?