No más móviles en las aulas de Galicia y Murcia: la prohibición es completa

Galicia y Murcia prohíben el uso del móvil en las aulas

No hace mucho, España debatía seriamente el tema de la penalización del uso del móvil en las aulas de clases. La idea fue bien recibida por unos, y rechazada por otros. De modo que restringir o no los dispositivos en los colegios todavía no estaba del todo claro. Al menos para algunas regiones. Murcia y Galicia dieron un paso adelante ante esta nueva ley, y ya han prohibido el uso del móvil en sus aulas de clases.

A partir del lunes 8 de enero, los estudiantes de primaria, secundaria, bachillerato, así como Formación Profesional en Murcia y Galicia, volverán a retomar sus estudios con esta nueva normativa vigente. Cada estudiante tendrá prohibido emplear su móvil tanto en horas lectivas como no lectivas (durante las clases, tiempo de recreo, comedor y actividades extraescolares). De traer el dispositivo al colegio, será necesario que lo mantenga apagado hasta finalizar la jornada.

No hay piedad en Galicia ni en Murcia: los móviles quedan vetados de las aulas de clases por completo

Aunque en Galicia, el 76% de los centros escolares ya tomaba medidas respecto a los móviles, con la normativa aprobada por la Xunta Autonómica de Directores se refuerza esta prohibición para absolutamente todos los sitios de educación.

La norma abarca no solo a los móviles, sino al resto de dispositivos electrónicos similares. La preocupación de los docentes sobre la educación impartida sería la razón principal; encontrando en los móviles un impedimento más que una ayuda para que las clases transcurran con normalidad en las aulas.

Lee también:  Ya sabemos cuánto costarán los Redmi Note 13 Pro y 13 Pro+ en Europa (filtración)

No más móviles en las aulas de Galicia y Murcia: la prohibición es completa

Cabe destacar que no muchos han visto con buenos ojos esta medida en Galicia. La Confederación de ANPAS Gallegas se opone a la nueva norma, e insiste en que en vez de prohibir los móviles, es importante promover la formación a docentes, alumnos y familiares sobre el correcto empleo de los dispositivos de esta índole.

A pesar de ello, la decisión es clara: los móviles no podrán pisar los colegios a no ser que permanezcan apagados en todo momento. Las únicas excepciones son las clases en donde se necesite este tipo de dispositivo como material didáctico. O, en todo caso, por razones médicas justificadas y explicadas previamente a la dirección.

Murcia sigue un camino idéntico, aunque por su lado se ha notado la preocupación de los docentes, al ser ellos quienes deban hacer cumplir la normativa. El rechazo por parte del alumnado es esperado. De cualquier forma, la figura de autoridad deberá encargarse de solucionar cualquier disputa de la forma adecuada. Si bien usar el móvil en clase no es tan grave como quienes lo utilizan mientras conducen, sigue siendo un problema si interrumpe el flujo de las clases y no permite que las lecciones lleguen del todo al alumnado.