El 5G es más seguro de lo que crees y aquí te lo demostramos

el 5g es seguro o peligroso

Hay muchas teorías conspirativas sobre el 5G circulando por Internet y todas ellas concuerdan en que esta nueva conectividad es peligrosa. Algunos dicen que su peligrosidad radica en que será usada para espiarnos y otros, en cambio, explican que las ondas del 5G son perjudiciales para la salud. Con respecto a esto último queremos hablar en este artículo para que no te engañen y entiendas por qué el 5G realmente no es peligroso.

Y no te hablaremos de teorías ni de posibilidades. A continuación, te explicaremos con datos e información comprobada científicamente por qué el 5G sí es seguro. Ahora que en todo el mundo ya el 5G está empezando a llegar a las masas es importante que sepas esta información. Así que no dejes de seguir leyendo.

Entendiendo cómo funciona el 5G, ¿realmente es seguro?

5g movistar cobertura españa

Para comprender por qué el 5G es seguro, hay que entender cómo se transmite. Pues bien, hasta ahora, las operadoras han usado bandas de baja frecuencia que va desde los 700 mHz a los 2,6 GHz para brindar a los usuarios el servicio de red móvil (sea 2G, 3G o 4G). Con el 5G, estas bandas de baja frecuencia se seguirán utilizando, pero ya no serán la vía principal para proveer el servicio.

Y es que, para garantizar todas las virtudes del 5G (velocidad de 1 Gbps y baja latencia de 1 ms o menos), las operadoras tienen que transmitirlo a través de frecuencias más altas como las de 3,5 GHz, 6 GHz e incluso 30 GHz y más. A partir de los 30 GHz hasta los 300 GHz es cuando empezamos a hablar de “banda milimétrica” (mmWave), el cual es un término que se menciona mucho en las teorías conspirativas.

Muchos dicen que cuando el 5G opera en la banda milimétrica se vuelve perjudicial, que lentamente afectará tu cerebro, pero no es así. La verdad es que este tipo de ondas no son lo suficientemente poderosas para provocar ningún daño. De hecho, la OMS en 2014 ya explicó que el 5G no es más perjudicial que las redes actuales. Igualmente, el CCARS publicó un artículo en febrero de este año en el que concluyen que las evidencias científicas disponibles no demuestran que el 5G sea perjudicial.

Y es que hace falta muchísimo más que 300 GHz (el tope de la banda milimétrica que usará el 5G) para que las ondas sean dañinas. Actualmente, vivimos rodeados de ondas que son mucho más altas que las del 5G y hasta ahora nada malo nos ha pasado a causa de ello. Por ejemplo, las luces infrarrojas se transmiten entre los 300 mHz y 430 THz, y estas se usan para muchas cosas actualmente. Incluso, gran parte de la energía que el sol irradia a la Tierra es en forma de radiación infrarroja.

¿Cuándo el 5G se puede volver peligroso?

ondas del 5g en el espectro electromagnetico

Para que el 5G sea realmente peligroso, debe transmitirse a través de la banda ultravioleta que comprende el rango de los 790 THz a los 30 PHz. Para que entiendas lo lejos que el 5G está de llegar a eso, 1 PHz es igual a 1000000 GHz (el 5G llegará como mucho a los 300 GHz). Cuando las ondas alcanzan esta banda ultravioleta, la radiación que transmiten comienza a ser ionizante. Eso significa que pueden alterar los átomos, haciendo que sus cargas cambien.

En palabras más simples, se convierten en un problema muy serio y pueden causar cáncer. Eso sí, si no nos exponemos de forma prolongada a esta radiación no pasará nada. El sol, por ejemplo, emite rayos ultravioleta y solo afectan a las personas que se exponen mucho a él. Lo mismo podríamos de decir de los rayos X (cuyas ondas van desde los 30 PHz hasta los 30 EHz) que se usan en pequeñas dosis en la medicina, pero que en exposiciones prolongadas son letales.

En resumen, las ondas del 5G, incluso las exageradamente altas, se transmiten por medio de una banda de frecuencia no ionizante (la milimétrica o mmWave). Es decir, no provocan ningún tipo de daño a los seres vivos ni siquiera en exposiciones prolongadas. Por tanto, no cabe duda de que el 5G es una conectividad segura. De momento, no hay ninguna prueba o evidencia científica que demuestre lo contrario, así que siéntete seguro de usar la red móvil de quinta generación.