Cómo vender tus productos en Amazon

Amazon.com

Amazon se ha convertido en el sitio web por excelencia en la compra de productos. Cuentan con una selección de lo más amplia, lo cual te hace posible encontrar de todo en una única web (muy cómodo). Además, han ido incluyendo nuevos servicios muy interesantes como Amazon Pay.

Uno de los aspectos que también llama la atención en Amazon, es que puedes vender tus propios productos. No es necesario ser una marca o tienda profesional para poder vender en la web. Puedes vender tus propios productos en Amazon. Ya sean nuevos o usados. Y es un proceso sencillo. ¿Quieres saber cómo vender tus productos en Amazon? Te contamos cómo lograrlo a continuación.

Vender como particular

Amazon te ofrece una opción básica que es registrarte como vendedor individual. Una opción simple, pero que te permite poder vender tus productos usados en la web. Sólo necesitas tener una cuenta en Amazon, una tarjeta de crédito y un número de teléfono para poder empezar. ¿Fácil no?

Lo que estás haciendo es una venta entre particulares. Pones algo a la venta, y es otro usuario quien lo compra. Amazon actúa únicamente como un intermediario en esta operación. Por tanto, no tienes que darte de alta como autónomo, ni nada por el estilo. Tampoco tienes que tributar las ventas. Otro detalle que es necesario saber es que Amazon te cobra una comisión cuando vendes algo. Sólo cuando se efectúe una venta, no hay cuotas mensuales ni cosas de este tipo.

Lee también:  Cómo pasar tu WhatsApp de iPhone a Android (el método más fácil y rápido)

Cómo darse de alta

Para poder vender en Amazon es necesario darse de alta como vendedor. Eso se puede hacer a través de la web Amazon Services. Basta con acudir a este enlace. De esta forma, usando vuestra cuenta en la página, os podéis dar de alta como vendedores. Hay que aceptar los términos y condiciones que te muestran, y dar tu tarjeta de crédito o número de teléfono. El mismo proceso que haces si fueras a comprar algo en la web.

Una vez has hecho esto, ya eres oficialmente un vendedor individual en Amazon. Ya puedes empezar a vender tus productos. Es aquí donde hay un aspecto muy importante. Es una especie de limitación, pero así son las reglas. Al ser vendedor individual sólo puedes vender ciertas categorías de productos. Y también, sólo puedes vender productos que ya existen en el catálogo de Amazon. No puedes añadir un producto si este no existe en la web. Sólo puedes hacer eso si eres un vendedor profesional.

Puedes buscar los productos que sean iguales a los tuyos usando los códigos de barras en función del producto. Ya sea el ISBM, UPC o el EAN. La ficha del producto ya está creada, por lo que lo único que tienes que hacer es poner el estado y el precio de tu producto. Es decir, los tienes que subir a Amazon. De esta manera, tu oferta u opción de compra se va a añadir a las que ya había previamente. Y entonces todo queda en manos del comprador, que decidirá cuál quiere comprar.

Lee también:  ¿Cómo cambiar el idioma para ver tus series y películas favoritas en la app de Netflix?

Pedidos y comisiones

Si algún comprador ha decidido comprar el producto que estabas ofreciendo en la web, Amazon te va a notificar sobre ello. También serán ellos los que tramiten el cobro. Es tu turno de tramitar el pedido. Es decir, tienes que enviarlo a la dirección del comprador por el método y gastos de envío fijados.

Cuando la transacción se haya confirmado, Amazon te va a transferir el dinero en tu cuenta. Nunca antes. Una vez el producto le llegue al comprador, te valorará en función de su nivel de satisfacción (tardanza, estado del producto, precio…). Esa puntuación actuará como reputación ante futuros compradores.

En el aspecto de las comisiones, como os hemos dicho, Amazon te cobra una comisión cuando vendas un producto. Dicha comisión depende del tipo de producto que vendas y está formada por tres conceptos diferentes:

  • Tarifa por cierre de venta: 0,99 € por producto (es una tarifa fija)
  • Tarifa por referencia: Esta tarifa depende del tipo de producto. En electrónica e informática es del 7%. En videojuegos es del 15%.
  • Tarifa variable por venta de artículo: Se aplica únicamente en CDs, DVDs, vídeo y libros. Suele estar entre los 0,45 y los 2 €.

Por tanto, en función del tipo de producto que vendas, la comisión será diferente. En el caso de que vendas CDs o DVDs, la comisión suele ser algo elevada, por lo que el beneficio que obtengas es mucho más reducido.

Lee también:  Así puedes hacer capturas de pantalla en las conversaciones de Badoo

Vender como profesional

La otra opción que Amazon te proporciona es la de vender como profesional. Esta opción está pensada si vendes más de 40 productos al día. Entonces te compensa más apostar por este modo de venta. En este caso, tienes ciertas ventajas. Ahora puedes crear tus propios productos si estos no estaban previamente disponibles en Amazon. Y tus ventas no se limitan a unas pocas categorías. Puedes vender todo tipo de productos.

Aunque en este caso tienes que pagar una cuota mensual de 39€, pero a cambio, te ahorras la comisión por cierre de venta (0,99€). Aunque en este caso, sólo están los otros dos tipos de comisiones presentes:

  • Tarifa por referencia: En función del tipo de producto (variable).
  • Tarifa variable por venta de artículo: Sólo aplicable a CDs, DVDs, vídeo y libros. Entre 0.45 y 2 € por artículo.

Por tanto, es otra opción a tener en cuenta, pero sólo si vendes muchos productos. Entonces, te compensa llevar a cabo esta opción de venta como profesional.

Como podéis ver, vender productos de segunda mano en Amazon no es algo realmente complicado. El proceso de registrarse como vendedor es realmente sencillo y no se tarda nada. Sólo hay que esperar a tener compradores. Y muy importante, es cumplir con lo prometido en cuando a envíos y mantener una buena comunicación con los compradores. Si están satisfechos, tus puntuaciones serán más elevadas, lo cual es un signo de confianza para futuros compradores. ¿Vendéis o vais a vender productos usados en Amazon?