El robot sexual del futuro podría ser programado para matarte

Robot sexual del futuro

Imaginemos que estamos en el futuro, a unos 60 años del tiempo actual. La tecnología se ha desarrollado el triple, dando como resultado innumerables cambios en la sociedad mundial. Entre las principales modificaciones de la población nos topamos con el tema sexual, que ha dado paso a nuevas formas de practicarlo, siendo un robot sexual una alternativa muy viable para satisfacer las necesidades de cada quien.

Estamos llegando a nuestra habitación después de un día agitado de trabajo. Queremos aliviar el estrés con nuestra pareja que, aunque no es humana, presenta características vistas en las mujeres y hombres reales. Llegamos a la cama para disfrutar de unos minutos de placer, cuando de repente el robot comienza a actuar extraño, hasta el punto de querer asesinarnos, y claro, con su fuerza lo ha conseguido. No se trata de una casualidad, se trata de un hackeo masivo que ubica a los robots sexuales como una amenaza más que como una alternativa de placer.

“Los robots sexuales se convertirán en la misma amenaza que los sistemas militares”, Nick Patterson

El Dr. Nick Patterson, de la Universidad de Deakin en Australia, más conocido como el gurú de la seguridad cibernética, ha señalado que los robots sexuales pueden representar la misma amenaza que los sistemas militares y la infraestructura artificialmente inteligente. Con esta afirmación, se deja al descubierto un plan por parte de hackers que tienen como principal objetivo programar estos dispositivos para controlar los brazos, las piernas y todos los componentes que se adhieren a un robot, incluso, hasta herramientas adicionales como cuchillos e instrumentos de peligrosidad.

Lee también:  Cuidado si usas Google Play Protect, ha conseguido ser uno de los peores antivirus en Android

La inteligencia artificial usada para poner a los usuarios en riesgo

El Dr. Patterson también comenta que los robots tendrían la ventaja en escenarios de peligro, puesto que su peso suele ser mucho mayor al de un humano. “En la mayoría de los casos, un robot sexual puede pesar más de 200 libras, por lo que se considera fuerte. Si estos son hackeados, el hacker puede programarlos para tener todo el control del mismo, pudiendo utilizarlos para causar daño con acciones físicas que ponen en peligro al usuario”.

Si bien la seguridad en el ámbito electrónico es cada vez es más desarrollada, habrá que centrarse un poco más en el tema de la inteligencia artificial, pues se trata de un sistema tecnológico que podría presentar peligros fatales para todo el mundo.

¿Sabías que existían los robots sexuales?