Conejo Malo, el nuevo ransomware que secuestra los archivos de los ordenadores

Ransomware Bad Rabbit

Hace apenas unos días, varias compañías de software han alertado de un nuevo ataque a nivel mundial de ransomware. Si os estáis preguntando que es un ransomware, se trata de un tipo de malware que bloquea el acceso a los archivos, o incluso a todo el sistema operativo en general; los ciberdelincuentes piden un rescate a cambio de su liberación, como si se tratar de un secuestro.

Hace unos meses vivimos algo similar con WannaCry. El ransomware actual se llama Bad Rabbit (Conejo Malo) y está infectando los ordenadores mediante un archivo de instalación de Adobe Flash Player falso.

¿En qué consiste el ransomware Bad Rabbit?

Sophos Iberia ha sido una de las compañías que ha alertado de este ciberataque global. La compañía ha señalado que proviene de Europa del Este, concretamente de una zona entre Rusia y Ucrania. En cuanto a su modo de funcionamiento, ha explicado que el malware es capaz de propagarse por todos los ordenadores de una empresa como un gusano. En cuanto entra en el sistema de una determinada compañía, se extiende por todos los ordenadores de la misma sin que los empleados tengan que hacer nada.

Para protegerse, Sophos Iberia recomienda que tener el software siempre actualizado y hacer una copia de seguridad periódica de todos los archivos.

Always On, otra compañía especializada en la protección digital, ha explicado que Bad Rabbit únicamente afecta a ordenadores con Windows como sistema operativo. Y recomienda no prestar la más mínima atención a los correos electrónicos sospechosos y/o que incluyan enlaces a determinadas páginas de descargas.

Los ciberatacantes responsables de Bad Rabbit están pidiendo a sus víctimas 0,05 bitcoins a cambio de liberar sus archivos. Esta criptomoneda tiene un valor en el mercado actual de unos 250 euros al cambio. Una de las grandes ventajas que proporciona el bitcoin es que es una moneda digital que no se puede rastrear. Por lo tanto, son un método de cobro muy seguro para los ciberdelincuentes.

Este tipo de ataques de ransomware se están haciendo cada vez más habituales, por desgracia. Compañías y Gobiernos de todo el mundo hacen lo posible por luchar contra ellos, pero resulta sumamente complicado.

Compartir