Samsung se la ha jugado al LG G6: No podrá montar el Snapdragon 835

LG G6 diseno

Este año está pasando cosas muy raras, ya nos parecía raro que Samsung retrasarse lanzamiento de su buque insignia sin ningún tipo de problema. Este año, LG, tenía las de ganar con su nuevo teléfono. Pero eso no es cierto, Samsung se la ha jugado a todo sus competidores.

El futuro Qualcomm Snapdragon 835 estará fabricado por Samsung y eso les da ciertos derechos de exclusividad. El nuevo LG G6 no montará el último procesador de la firma sino que tendrá que conformarse con montar el Qualcomm Snapdragon 821, un procesador de 2016. Puede parecer que un procesador no sea lo más importante del teléfono y no lo es. Pero cuando hablamos de teléfonos que rondan los 600 € queremos lo último de lo último. Lo mismo ha pasado con el HTC Ultra.

Galaxy S8 SD 835

LG se queda sin el Snapdragon 835 en su flagship de 2017

La campaña de marketing que pueden emplear tus competidores contra ti por no montar el último procesador del mercado es bestial y eso le ha pasado a LG. Nos parecía que este año LG tenía las de ganar pero no es cierto. Samsung se la ha jugado muy bien.

Quizás muchos sepáis que Samsung es la encargada de fabricar el procesador más potente del mercado, el Snapdragon 835 de Qualcomm y eso le ha permitido asegurarle la fabricación de 10 nm cuando otras empresas no tenían capacidad para hacerlo.

La primera remesa de Snapdragon 835 estará en el Galaxy S8

Es probable que salgas ni siquiera use sus propios procesadores para el futuro móvil de gama alta de la marca. Se especula que hasta podría montar el Snapdragon en los móviles de Europa y Asia que suelen montar el último Exynos de la firma aunque a nosotros nos parece poco probable. Tampoco sabremos si se habrá firmado algún acuerdo exclusivo entre Samsung y Qualcomm pero tras esta jugada sí que parece que se ha hecho.

Lee también:  Tu TV no tiene problemas: El Ejercito de los Muertos de Netflix muestra píxeles blancos

Lo que sí nos hace ver este rumor es que el próximo Snapdragon 835 sería un procesador muy eficiente y muy potente. Samsung ha jugado muy bien sus cartas y ahora todo tiene sentido. No nos tenía sentido que Samsung dejase pasar a sus competidores por encima pero de esta forma se asegura la exclusividad de este procesador en sus terminales. Todos los que quieran montar el último procesador de Qualcomm tendrán que lanzar el móvil más tarde y eso hace que el Galaxy S8 llegue a tiempo a mediados de abril de 2017.

Fuente | Forbes