Google quiso comprar Snapchat por 30.000 millones de dólares

Google compra Snapchat

Google no consigue levantar ninguna de sus redes social y a pesar de que hace unos días lanzó un programa beta para los testes de Google Plus, nada parece ser suficiente para revivir una red que está muerta.

Eso sí, al igual que Facebook, la gran G tiene potencial para comprar otras redes con algún éxito y en este caso hablamos de una que hizo naufragar el gran Mark, Snapchat. Ahora, a través de TechCrunch, nos enteramos de que Google ofreció en 2016 a Snapchat 30.000 millones de dólares (30 billones de dólares para los americanos), antes de la última ronda de financiación de Snap Inc.

Snapchat cuerda floja

El CEO de Snap no quería vender

No solo Google, Facebook también intentó comprar esta red hace un tiempo y más tarde Snap se fué a la basura. Eso sí, el interés de Google por Snapchat ha servido para subir un 2,3% hoy.

Esta pequeña subida llega después de semanas de caída a raíz de las historias de Instagram, las historias de Facebook y los nuevos estados de WhatsApp. Google ha dicho que estos rumores son falsos (no lo van a reconocer). Eso sí, pese a que no hubo acuerdo ambas empresas se llevan muy bien ya que Google invirtió en Snapchat y en sus oficinas usan los servicios del primero.

¿No vender Snapchat ha sido el mayor error que han cometido?

Snap se cayó en el momento que las historias de Instagram han empezado a triunfar y hace solo un año de esto, un año en el que han cambiado las tornas por completo. A pesar de todo lo sucedido, unir fuerzas entre Google y Snap Inc. podría ser beneficioso para ambos ya que unos necesitan dinero y otros gente que sepa sacar partido a las redes sociales.

Con las herramientas de reconocimiento de Snapchat y el potencial de Google los ingresos de Snapchat podrían mejorar a la vez que la inversión en I+D sería continua. Las Google Glass, unas grandes olvidadas, también podrían ser combinadas con las Spectacles de Snap.

El problema aquí es cómo los fundadores de la empresa han orientado el control del negocio negando a sus patrocinadores a opinar en lo que respecta a la dirección de la empresa. Apostar por Snapchat es apostar por su CEO, para bien o para mal y el no atender a sugerencias externas está siendo una gran lacra para la empresa.

Compartir