Samsung rompe el silencio y habla de su nuevo smartphone flexible

Samsung confirma Galaxy plegable

Samsung no nos lo está poniendo fácil en lo que respecta al famoso Samsung Galaxy X (el smartphone flexible de la compañía) y después de escuchar que ZTE estaba preparando su primer smartphone plegable parece que han tenido que romper el silencio.

Samsung está seguro de que su concepto de smartphone plegable está mucho más avanzado que el de ZTE y que podrá llevar nuestros ojos muy lejos del nuevo iPhone X de Apple. A Samsung ZTE no le preocupa mucho, lo que le preocupa es que si el iPhone X se ha retrasado y el Galaxy X ve la luz pronto se podría abrir de nuevo una brecha a favor de los coreanos.

Samsung Galaxy plegable hacia adentro

¿Quieres saber más sobre el teléfono más radical de Samsung?

El presidente de la división móvil ya confirmó que Samsung trabaja en el primer smartphone plegable del mundo y que podrían lanzar el producto al mercado en 2018 pero eso no significa que no pueda presentarse antes.

Hasta la fecha el Galaxy X era para todos una incógnita pero ahora, este nuevo móvil, ya parece haber recibido algunas certificaciones y podría adelantar su lanzamiento más de lo previsto para salir al mercado antes que el Galaxy S9.

Samsung innova Más que Apple y lo quiere demostrar

Samsung está segura (e incluso nosotros) de que el Galaxy X, o como quiera que se vaya llamar esta cacharro, tiene potencial para que las personas empiecen a pensar que el iPhone X es un chiste.

Apple hablaba de las pantallas sin biseles en el iPhone X y Samsung habló de esto antes, el iPhone X tiene un 82,9% de pantalla en el frontal mientras que el Galaxy S8 lo supera con un 83,6% y el Galaxy Note 8 mejora esa cifra. Sí, es cierto, Face ID está un paso por delante pero los Galaxy tienen reconocimiento de iris y todas las novedades que ofrece Apple desde mucho antes.

El Galaxy X no busca una mejora, busca algo diferente

Neón

El nuevo Galaxy X de Samsung no busca mejorar en la pantalla como Apple ha buscado en el iPhone X, por ejemplo. Samsung quiere cambiar las reglas y tener de nuevo algo exclusivo como sus pantallas curvadas (inimitables por ninguna otra marca a pesar de todo lo que hemos escuchado).

El Galaxy X no solo tendrá una pantalla OLED sin biseles sino que además se puede plegar en un tamaño pequeño cuando no se usa con una reducción de tamaño importante. El Galaxy X no quiere mejorar, quiere cambiarlo todo, cambiar la forma en la que nos imaginamos un móvil.

No será barato

Eso sí, hay varios factores que van a influir en este nuevo lanzamiento como el precio o la disponibilidad, datos claves para ver si el dispositivo puede triunfar. Samsung sabe que el Galaxy X puede ser muy potente pero para eso tienen que empezar a caldear el ambiente. Y sí, si hace fotos como la de la imagen mejor que mejor…

Fuente | Forbes

Compartir