Este descubrimiento promete móviles más rápidos y duraderos gracias al grafeno

descubrimiento chips mas rapidos revolucion movil grafeno

La tecnología está en constante desarrollo y evolución. Si no, solo hay que comparar los móviles actuales con los de hace una década o dos. De hecho, según la ley de Moore, cada dos años el número de transistores en un microprocesador se irá duplicando. Cosa que no se escapa de la realidad, ya que el número de transistores en los microprocesadores ha incrementado 3200 veces desde sus inicios. Sin embargo, este crecimiento no es infinito y cada vez estamos más cerca de alcanzar el límite.

Pero, nuevas tecnologías ofrecen nuevas alternativas. Y este es el caso del grafeno, un material con propiedades casi mágicas, aprovechables en varias áreas de la tecnología e investigación, y que puede ayudarnos a dar un salto significativo en la potencia de los procesadores actuales.

El futuro de los procesadores parece estar en el grafeno

Actualmente, los procesadores top de los fabricantes más importantes tienen una arquitectura de 5 nanómetros y se preparan para dar el salto a los 3 nm con las próximas generaciones, toda una proeza de la ingeniería. Sin embargo, el número de transistores que pueden condensarse en un espacio determinado ya está llegando a su límite.

Por suerte, el primer paso para encontrar una solución a este problema parece estar en un descubrimiento reciente, en el que han podido darle cualidades de transistores a nanopartículas, realizado por un equipo de investigadores en la universidad de Sussex, en el Reino Unido. Estas nanopartículas son de grafeno.

¿Qué hace tan especial al grafeno?

El grafeno tiene una configuración espacial de los átomos de carbono que es única, la cual, adquiere una estructura hexagonal. Esto le permite ser más resistente que el acero, muy ligero y con propiedades de conducción de la electricidad muy buenas.

Para ser más específicos, los investigadores han descubierto que si reorganizan láminas de grafeno en una estructura de origami, este material presenta características similares a las de los componentes electrónicos usados en los chips. Toma en cuenta que estas láminas de grafeno pueden tener el grosor de un átomo de carbono, sin romperse, gracias a la disposición hexagonal de los átomos.

¿Cuáles serían las ventajas del grafeno en la fabricación de nanoprocesadores?

  • De ser una tecnología viable, el grafeno sería capaz de producir microprocesadores mucho más pequeños.
  • Mayor potencia y un menor consumo de energía. Cualidades demasiado buenas para dejar pasar tan fácilmente.
  • Además, al poder desarrollar chips más pequeños, quedaría suficiente espacio dentro de los equipos para incluir más procesadores o aprovechar el espacio de algún otro modo más efectivo y útil.

El grafeno no solo podría servir para el desarrollo de microchips

baterias con carga rapida

El grafeno también podría ser la clave para avanzar en un punto crítico de los móviles: la batería. Sin embargo, esto no es una novedad, desde hace un par de años se ha venido hablando de cómo el grafeno podría ayudar a desarrollar baterías que duren más y que sean más ligeras. Y además de esto, conforme avanzan las investigaciones sobre las cualidades y posibles usos del grafeno, se descubren nuevos usos para este increíble material.

Otros posibles usos del grafeno en los móviles

  1. Con respecto a las baterías con grafeno, ya es una realidad. Dentro de poco se presentará el primer móvil 5G con batería de grafeno, presentado por Appear Inc. Una empresa que lleva tiempo fabricando baterías con carga rápida, gracias al uso de grafeno en sus componentes. Así que estaremos atentos a la respuesta del público y el desempeño de estos equipos.
  2. De ser efectiva, indudablemente esta tecnología sería adoptada por el resto de fabricantes. Y esto no es todo, el grafeno también podría ser aprovechado para desarrollar el cuerpo de móviles más ligeros y resistentes.
  3. Además, hace un par de años atrás, aunque solo fuese en el campo de la investigación, una empresa coreana fue capaz de crear pantallas OLED con grafeno. Lo que implicaría unas pantallas AMOLED más resistentes, de ser posible.

Todo esto nos hace creer que indudablemente el futuro está en el grafeno. Pero, ¿cuánto tendremos que esperar para ver este futuro hecho realidad? Una difícil respuesta, que al mismo tiempo parece estar cada vez más cerca.