¿Los nuevos Galaxy S23 de Samsung son resistentes al agua?

Los Samsung Galaxy S23 son resistentes al agua

Intentando adelantarse a todos, Samsung lanzó de forma oficial su nueva serie Galaxy S23, terminales que tienen como objetivo (al menos la versión más completa) convertirse en los mejores móviles de 2023.

Si bien las especificaciones de las tres versiones del Galaxy S23 dejan en claro que serán los máximos contendientes a lograr ese objetivo, hay varias preguntas que no han sido contestadas por la propia compañía.

Una de ellas, y la cual siempre viene a colación cuando se lanza un terminal de estas características al mercado, tiene que ver con el tipo de resistencia que ofrece el móvil. En resumen, la pregunta en cuestión es: ¿los Samsung Galaxy S23 son resistentes al agua?

¿Puedes sumergir tu Galaxy S23 en el agua sin sufrir consecuencias?

Los Galaxy S23 son resistentes al agua

Si estás pensando en hacerte con alguna de las tres versiones que ha lanzado Samsung, deberías tener en cuenta que este tipo de dispositivos móviles (la gran mayoría) no pueden sumergirse en el agua durante mucho tiempo.

Hablando estrictamente de los Galaxy S23, S23+ y S23 Ultra, debemos informar que los mismos cuentan con una certificación del tipo IP68, ¿qué quiere decir esto? Que están protegidos a elementos externos (líquidos y partículas de polvo).

Según lo mencionado por la compañía, todos los modelos de la línea Galaxy S23 pueden ser sumergidos en agua por un máximo de 30 minutos sin sufrir ningún tipo de daño (siempre y cuando no se supere el metro y medio de profundidad).

Lee también:  ZTE Axon 60 Ultra: el móvil con la conectividad y seguridad más avanzada del mundo

En resumen, tanto el Galaxy S23 como el S23+ y el S23 Ultra, pueden soportar salpicaduras accidentales de líquidos, como así también ser sumergidos en agua por un corto periodo de tiempo. De igual forma, este tipo de protección (sobre todo cuando se sumerge el dispositivo móvil) no son para nada fiables.

Sin nada más que añadir al respecto, desde aquí aconsejamos evitar que el terminal se moje. A pesar de que pueden resistir salpicaduras y sumersiones de hasta 1,5 metros, a la larga se dañará algún componente interno.