5 trucos para sacar las mejores fotos con tu móvil

Desde la llegada de los smartphones, muchos de nosotros utilizamos nuestros teléfonos para hacer fotos y grabar vídeos con ellos. Sin embargo, muchas veces no conseguimos que las imágenes queden tan bien como nos gustaría. Para lograrlo, no hace falta ser un gran profesional de la fotografía; basta con tener algunos de los consejos que explicamos a continuación en cuenta para sacar unas fotos tan buenas que parecerán hechas por un experto.

¿Cómo sacar las mejores fotos con tu Smartphone?

La cámara adecuada

A día de hoy, son muchas las personas que ya han sustituido sus cámaras de fotos tradicionales por sus teléfonos móviles. Y es que, si se elige el Smartphone adecuado, que cuente con una buena cámara, es suficiente para hacer las mejores fotos.

Los fabricantes de dispositivos móviles saben esto muy bien, así que están apostando por incluir cada vez mejores cámaras en los mismos. Actualmente, podemos encontrar teléfonos con 16 megapíxeles de resolución en la cámara trasera y 5 megapíxeles en la frontal.

Enfoque

El enfoque es clave para que una foto salga perfecta. Lo más recomendable es utilizar el modo enfoque automático para que el objeto que quieres fotografiar salga completamente nítido.

Lee también:  Xiaomi Redmi 10 Prime: todas sus características y precio

Estabilizador

Otra de las funciones de la cámara de tu Smartphone que debes utilizar es el estabilizador, el cual aporta una mayor calidad a las imágenes porque el sistema detecta el movimiento natural de la mano y mueve el módulo óptico para compensar la desviación. De esta manera, las fotos quedan estables y sin movimiento.

Subir varias fotos misma publicacion Instagram

Mantener la lente limpia

Puede parecer algo lógico, pero lo cierto es que es muchas veces el motivo de que las fotos no salgan tan bien como nos gustaría es que la lente está sucia. Es recomendable limpiarla frecuentemente con un paño de algodón.

Luz / Iluminación

La luz puede ser la mejor aliada para hacer una buena foto, o, si no se utiliza adecuadamente, arruinarla. Cuanta mayor iluminación haya en el ambiente, mejor será la calidad de la foto. El flash sólo conviene utilizarlo cuando sea estrictamente necesario.