No puedes cambiar de color WhatsApp, es una estafa

WhatsApp cambiar color estafa

Desde que el mundo es mundo, las estafas han circulado por él. Bueno, en realidad desde que existe el ser humano. Y con la tecnología, esta faceta de algunos especímenes ha evolucionado para lograr engañar a más gente confiada a través de sus dispositivos. Por supuesto, WhatsApp es una mina para los estafadores.

Siendo una aplicación de mensajería, es una vía cómoda para la propagación de mensajes fraudulentos. Pero, si encima se trata de la líder, con más de 1.000 millones de usuarios al día, la cosa se pone más seria. Así que presta atención para que no te engañen (aunque es fácil darse cuenta de que es una estafa).

Cambiar de color WhatsApp es una estafa

Estamos hablando de una de las apps que está en la lista de imprescindibles en la práctica totalidad de dispositivos móviles. Casi todos usamos sus servicios, y nos hemos topado en más de una ocasión con bulos o timos.

La estafa del cambio de color no es nada nuevo y puede que ya la conozcas. Pero ahora vuelve a la carga, según anuncia la Guardia Civil en el Grupo de Delitos Telemáticos que tiene en Facebook. Como su nombre indica, se trata de un mensaje que promete a los usuarios la funcionalidad para cambiar el color de la interfaz de WhatsApp.

Estafa colores WhatsApp

La estafa llega a través de las conversaciones como un mensaje más. Anuncia que hay una nueva posibilidad para modificar la aplicación e incluye una dirección URL acortada. Cuando un usuario decide pulsar sobre el enlace cae en la trampa y se convierte en víctima.

A partir de ahí, viene un aluvión de publicidad de toda clase. Pero eso no es lo más peligroso. Lo peor es que aquellos que pican en la estafa, también tienen los datos privados en riesgo. Además de lo referente a la privacidad, es posible que afecte al funcionamiento del dispositivo.

Ya dicen que la curiosidad mató al gato. En WhatsApp no mueren gatos, pero a través de una estafa así podemos permitir la ejecución de malware en nuestros smartphones. Y todo ello, obviamente, sin que así lo queramos. Pero basta con pulsar por mera curiosidad un enlace desconocido para acabar infectados.

Compartir