¿Cómo compartir archivos entre Android, iOS, Windows y OS X sin instalar nada?

Fileroom.io

¿Te imaginas que una página web lanza un programa para compartir archivos entre todo tipo de dispositivos sin tener que instalar nada? Pues eso mismo ha hecho FileRoom, una web que nos permite compartir archivos.

Fileroom es una aplicación que funciona sin tener que descargar nada y eso hace que sea compatible con todas las plataformas: Android, iOS, Windows 10, OS X, Linux, etc. Lo único que necesitamos para compartir archivos es un navegador web.

Fileroom en OS X

¿Cómo funciona Fileroom?

Fileroom crea una sala privada para compartir archivos donde los archivos que se envían se cifran. Eso sí, podrás acceder de dos formas:

  • Vía WiFi: si conectas dos dispositivos a la web de Fileroom a través de la misma red WiFi, la propia aplicación detectará ambos dispositivos de forma automática.
  • Vía Internet: si optas por enviar archivos entre dispositivos que no están en la misma red solo tendrás que usar la url de la sala (la creada en el primer dispositivo que la abramos) para conectarte desde los dispositivos con los que quieres compartir archivos.

Como puedes ver, es realmente sencillo compartir archivos ya que no tendrás que instalar nada y bastará con pulsar en el dispositivo al que queremos enviar los archivos, seleccionarlos y esperar a que se envíen. Una vez hecho esto solo habrá que aceptar la descarga desde el dispositivo receptor.

Fileroom en Android

¿Qué debes saber sobre Fileroom?

Ahora bien, pese a que Fileroom es una gran idea tiene una gran pega, Fileroom sube todos los archivos a Internet. La pega no es que sea inseguro, todo lo contrario. Fileroom cifra los archivos y los elimina pasados 5 o 10 minutos de sus servidores.

Sin embargo, Fileroom no permite compartir archivos a través de la red LAN y eso hará que, para enviar archivos de gran tamaño, tengamos que esperar más de lo acordado si la conexión WiFi de la que disfrutamos no tiene mucha velocidad.

La idea, desde luego, es perfecta. La mayoría de personas tienen buena conexión a Internet y eso hace que sea la mejor opción para compartir archivos de forma fácil y sin complicaciones. La pega es que podrían haber aprovechado la red LAN para que los archivos no pasasen por Internet y disfrutar de la velocidad de la red local.