¿Cómo es Samsung Care? El Apple Care de Samsung es muy limitado

Samsung Care

Al comprar algo caro siempre nos asaltan las mismas preocupaciones, poniéndonos en situaciones de avería, rotura, pérdida, robo, y otra serie de catastróficas desdichas. Es lógico. Esto sucede también cuando se trata de smartphones de gama alta, porque suponen un desembolso importante en un dispositivo que va a correr riesgos por el simple hecho de llevarlo a todas partes.

De ahí que existan seguros para teléfonos móviles, que se han popularizado con el paso de los años. El gigante de Cupertino tiene su programa Apple Care, y ahora su gran rival estrena Samsung Mobile Care. Te contamos todo lo que hay que saber sobre este seguro.

Samsung Care: precio y casos que no cubre

De la mano de Allianz, este seguro llega a España tras su aterrizaje en diversos países. Está destinado a los modelos Galaxy de gama alta, que son precisamente los que tienen precios más caros y cuyas reparaciones son más costosas. En concreto, Samsung Care está disponible solo para dispositivos de uso personal (no para los de empresa) y para los siguientes modelos:

  • Galaxy S7
  • Galaxy S7 Edge
  • Galaxy S8
  • Galaxy S8+
  • Galaxy Note 8

Es un seguro que se puede contratar hasta 30 días después de la compra de uno de estos dispositivos de gama alta. Tras ese plazo de tiempo, ya no será posible acceder a él. Su precio es de 129 euros para dos años, si es en un pago único. También se puede pagar en mensualidades de 5,99 euros (impuestos y recargos incluidos), pero el total asciende a 143,76 euros.

Lee también:  ¡Cuidado! Varias aplicaciones de Samsung tienen problemas graves de seguridad

Un dato que aparece en letra pequeña pero que es para leerlo en mayúscula es la franquicia de 79 euros. Esto quiere decir que si el coste de la reparación es superior a esta cifra, el usuario debe pagarla y Samsung pone la diferencia.

Samsung Mobile Care precios

¿Qué cubre y qué no?

Al contratarlo, Samsung Care ofrece cobertura para los daños derivados de los “típicos imprevistos cotidianos”, tal y como describe la compañía. La protección que cubre es en casos como los siguientes:

  • Daños físicos como grietas o roturas del cristal de la pantalla o del cristal trasero, que afecten a la funcionalidad del smartphone.
  • Otros daños, como los derivados por el derrame accidental de líquidos o cualquier daño físico que impida el uso del smartphone.

Eso sí, siempre y cuando estén dentro de lo establecido en las condiciones de la póliza, que te recomendamos consultar en este documento publicado por Samsung. En él, hay un punto que hace referencia a las exclusiones, es decir, a todo aquello que este seguro no cubre. A continuación te mostramos los más relevantes, citados de forma textual.

  • El número IMEI o de serie de su producto asegurado se ha borrado, anulado o alterado.
  • El diseño, la fabricación u otros errores en relación con la seguridad del producto asegurado.
  • Su producto asegurado ha sido alterado, modificado o reparado por un Servicio de Asistencia Técnica no autorizado por Samsung, incluida la alteración o modificación de piezas internas o del sistema operativo (como por ejemplo, a título enunciativo pero no limitativo, el desbloqueado para operar en otro país).
  • Fallo debido a defectos o errores de materiales y mano de obra. Estos defectos podrían estar cubiertos por la garantía limitada de dos años de Samsung a que obliga la normativa de defensa de consumidores y usuarios.
  • Daños superficiales que no afecten al funcionamiento del producto asegurado como, por ejemplo, arañazos, abolladuras, decoloración y pequeñas grietas.
  • Daños que se producen de forma natural e inevitable como resultado del desgaste normal.
  • Su producto asegurado no se ha instalado o utilizado de conformidad con las instrucciones de Samsung.
  • Avería eléctrica o mecánica de su producto asegurado.
  • Su producto asegurado se compró fuera de su país de residencia.
  • Daños producidos por la limpieza, el servicio y el mantenimiento rutinarios o los costes de logística cuando no se encuentren errores de los que usted sea responsable.
  • Cuando el siniestro sea consecuencia de alguna acción ilegal o haya infringido alguna prohibición o normativa administrativa.
  • Falta de la debida diligencia para evitar dañar su producto asegurado.
  • Cualquier hurto, robo o pérdida del dispositivo.
Lee también:  Aprende a espiar y hackear un móvil Xiaomi con estos trucos

Samsung Galaxy Note 8

Manos profesionales, pero un seguro limitado

Aunque es obvio, hay que destacar que Samsung Care ofrece un servicio de reparación fiable, puesto que se trata de profesionales de la compañía y de las piezas oficiales. Por supuesto, las garantías permanecen vigentes porque es el propio fabricante el que lleva a cabo el soporte.

Por otro lado, aunque significa un servicio profesional, lo cierto es que Samsung Care es un seguro muy limitado. Aparte de no cubrir terminales de empresa, tampoco cubre los de segunda mano. Este punto es algo paradójico porque, si no son capaces de realizar la reparación, proceden con la sustitución por uno reacondicionado.

Además, solo aceptan dos partes de siniestro por periodo. Tanto si es una reparación como si es un reemplazo, los usuarios solo pueden presentar como máximo dos partes en dos años. Así que, viendo lo que ofrece y su precio, salta a la vista que Samsung Care tiene carencias que no pasan desapercibidas.