Nuevo Samsung Galaxy S10: IA, 5G y más novedades…

Galaxy X o S10

Sí, es cierto, faltan casi dos semanas para el lanzamiento del Galaxy S9 y Galaxy S9+ que darán a Samsung la gama alta de 2018 pero ya se empieza a hablar de la serie Galaxy S que vendrá en 2019.

Esta mañana los analistas comentaban que el Galaxy S10 podría no llamarse así, sino más bien Galaxy X pero a raíz de esto han llegado rumores sobre el teléfono que van mucho más allá de su nombre. Varios rumores llegan desde china con información “no oficial” y de hecho, como siempre, os informamos de que hay que coger estos rumores con mucha cautela.

Rumores Galaxy S10

El Galaxy S10 o Galaxy X será una gran actualización

Dado que este año el Galaxy S9 no es más que una actualización menor en cuanto a diseño, se espera que el próximo año sí haya cambios importantes en el dispositivo tanto a nivel físico como a nivel de hardware.

El nuevo Galaxy X apostará, de forma sólida, por la Inteligencia Artificial y tiene sentido que use una unidad neuronal de procesamiento para mejorar estas funciones. Junto a esto, estará un potente procesador Exynos y la nueva memoria UFS 3.0, un formato más eficiente y el doble de rápido que la generación actual de memorias UFS 2.1.

Muchas novedades, pero algunas todavía por confirmar

Además de este gran avance de velocidad, se espera que el Galaxy S10 por fin dé el salto al soporte para redes 5G. Si no conoces las novedades reales del 5G aquí puedes saber más sobre ello.

Lee también:  Toda la información recién filtrada sobre los nuevos Huawei P50 y P50 Pro

En cuanto a la batería, una asignatura pendiente, Samsung podría dar el salto a usar baterías en forma de L para aumentar su capacidad y mejorar la autonomía con respecto a sus rivales ya que, en la actualidad, ofrece una duración de batería bastante buena para los paneles AMOLED que monta. En la próxima generación los paneles AMOLED podrían ocupar un 93% del frontal y eso supone una mayor demanda de energía o bien un menor espacio, razón por la cual habrá que aumentar la batería.

Además de la batería Samsung también debería implementar un sistema de reconocimiento facial 3D, si es que no triunfa otra tecnología diferente. Ahora bien, mientras esperas a que llegue el Galaxy S9 ya puedes fantasear con las novedades del futuro Galaxy X, un teléfono que gustará a los usuarios pero que podría ser todavía más caro que el que se viene y eso supone llegar a la barrera de los 1000 euros