Esta IA logra predecir el riesgo de infarto y derrame cerebral con solo una radiografía

Crean una IA que predice el riesgo de infarto e ictus con una radiografía

La tecnología avanza a pasos agigantados y la ciencia médica no quiere quedarse atrás. Hace unos años se reveló que Google trabajaba en una tecnología para detectar futuros infartos con el análisis de las pupilas. Y ahora, un grupo de investigadores ha desarrollado una IA que logra predecir el riesgo de sufrir un infarto o ictus en diez años a partir de uno de los exámenes médicos más comunes: una radiografía de tórax.

¡El futuro es hoy! Desarrollan una IA que predice el riesgo cardiovascular en 10 años con una radiografía de tórax

Esta IA logra predecir el riesgo de infarto y derrame cerebral con solo una radiografia

En la reunión anual de la Radiological Society of North America se revelaron los resultados de uno de los estudios más interesantes de los últimos años. Se trata de una investigación en la que se probó una inteligencia artificial entrenada para detectar patrones radiológicos relacionados con un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Pues bien, para el desarrollo de esta IA se utilizaron 147497 radiografías de tórax pertenecientes a los 40643 participantes que formaron parte de un ensayo de detección de cáncer realizado por el National Cancer Institute. Una vez entrenada, se reunió una cohorte de 11430 pacientes a los cuales se les realizó una radiografía de tórax para probar la utilidad de esta inteligencia artificial.

Lee también:  Así puedes activar la versión navideña de Waze

Así, de la población en estudio, cerca del 9,6 % (1096 pacientes) sufrieron un evento cardiovascular importante (infarto o ictus) luego de una media de seguimiento de 10,3 años. ¿Qué se descubrió? Pues que hay una asociación estadísticamente significativa entre el riesgo predicho por la IA y la cantidad de eventos cardiovasculares adversos registrados.

¿Cuál será la utilidad de esta IA en el futuro?

Hay que tener en cuenta que, por el momento, los resultados que probaron la utilidad de esta IA provienen de un estudio observacional. Aún hay que esperar que estos resultados sean reafirmados por un ensayo controlado y aleatorizado (el estándar de la investigación médica moderna).

Actualmente, ya se cuenta con herramientas para conocer el riesgo de infartos e ictus como lo es la calculadora de riesgo ASCVD. Sin embargo, esta requiere de un montón de datos, los cuales no siempre están disponibles para el médico. Con esta IA se podría simplificar la estimación del riesgo cardiovascular, ya que solo requerirá la realización de un estudio muy accesible y difundido como lo es la radiografía de tórax.