Los móviles chinos son más baratos, te explicamos el porqué

Hasta hace poco tiempo, cuando pensábamos en un teléfono móvil chino nos venían a la mente dispositivos de muy baja calidad. Es cierto que aún sigue habiendo smartphones procedentes de china que dejan mucho que desear. Acabados poco finos, materiales de dudosa calidad y pantallas con resolución paupérrima.

Pero actualmente, poco a poco, estamos cambiando la forma de ver a los teléfonos móviles procedentes de china. Gran parte de responsabilidad sobre este cambio de percepción lo tienen marcas como Xiaomi. Puede que una de las firmas que más calidad ha incorporado a los dispositivos exportados desde aquellas latitudes.

A igualdad de componentes ¿Donde está el secreto?

Además de Xiaomi, también se están asentando en nuestro país marcas como Meizu y OnePlus por ejemplo. Marcas que a base de ofrecer un producto de alta calidad a precios muy competitivos han conseguido llegar a muchos usuarios. El truco es, ofrecer al precio de un gama media de firma reconocida, un smartphone con características premium.

Pero ¿cómo pueden ofrecer estos móviles tan competentes a precios tan bajos?. Son varios factores los que influyen en el precio final del producto. Si comparamos por ejemplo un Samsung y un Xiaomi, los componentes de uno son muy similares a los del otro. Los paneles ofrecen en su mayoría el mismo nivel de protección.

procesador smartphone

Los procesadores de un smartphone OnePlus de última generación y los de un Sony, como ejemplo, son muy parecidos. Incluso en ocasiones son los mismos. Las cámaras de fotos de los smartphones chinos han tenido históricamente muy mala fama. Pero esto es algo que también ha evolucionado mucho en los últimos años.

Lee también:  Los móviles chinos también tendrán conexión satelital, pero solo para SMS

Entonces, si son tan tan parecidos, ¿por qué un smartphone chino puede costar a veces menos de la mitad?. Hay varias explicaciones. Una gran diferencia entre las firmas de prestigio como Sony, Samsung o Apple es la inversión en publicidad que éstas realizan.

Menos publicidad y sueldos más bajos ¿son la clave?

Es normal toparse en la televisión, internet o incluso vallas publicitarias con propaganda del último terminal de la marca. Esto es algo en lo que las incipientes marcas asiáticas no invierten dinero. Fuera de su país de origen el gasto en publicidad es cero. Y el proceso de compra-venta y distribución se realiza de forma online por completo.

Este gasto de una u otra forma tiene que influir en el coste final de un producto. Si descartamos un gasto que para algunas empresas supone un alto porcentaje del dinero que generan. Estas firmas tienen la capacidad de ofrecer precios más reducidos y competitivos.

fábrica china

Hay muchas teorías a cerca de los costes que supone el ensamblaje de todos los componentes que forman un smartphone. Pero la verdad es que casi el cien por cien de las marcas depende de empresas chinas de ensamblaje. Por lo que los costes serían los mismos para las grandes firmas que para las menos importante.

Lee también:  Nuevo Xiaomi Civi: un smartphone rápido con un diseño precioso

Una cosa que sí podría influir también de forma significativa en los precios son los salarios. Los empleados de factorías chinas tienen sueldos muy por debajo de la media mundial. Y sus jornadas de trabajo suelen ser mucho más amplias. Por ello a un coste menor en sueldos producirían mucho más que empresas de otros lugares del mundo.

De modo que si tenemos en cuenta los precios de los componentes que ya hemos comentado que son iguales. Las pantallas, o procesadores que comparten tanto las firmas consolidadas como las «nuevas» son los mismos. También los costes de fabricación son idénticos tanto en unos como en otros.

Y hemos visto que el ensamblaje se realiza también en el mismo país, por lo que los costes son idénticos. Sólo cabe hacer la mencionada diferenciación de salarios de empleados. Y además, el ahorro en el gasto publicitario. ¿Suponen estos dos factores tanta diferencia para que lo precios de los distintos terminales sean tan dispares?.

Más costes = mayor precio final, pero ¿tanta diferencia?

Teniendo en cuenta estos factores podríamos entender que si un producto tiene mayor gasto alcance un precio más alto. Pero tal vez sería conveniente ajustar de algún modo el gasto publicitario. Así podrían ofrecer un dispositivo a precio mucho más asequible para el público.

Lee también:  Nuevo POCO X3 GT: un móvil potente para jugar por debajo de los 300 euros

De todas formas, quién compra un smartphone Sony, Samsung o Apple, sabe que parte del precio que paga es por la propia marca en sí. El halo de exclusividad que pretenden crear alrededor de algunas firmas no hace más que intentar justificar los desorbitados precios que alcanzan.

Algo que también sirve a veces de justificación para que existan smartphones a precios que rondan los mil euros es el diseño. Una inversión en obtener un producto que refleje la exclusividad de la firma. O mantener una línea e imagen que representan una marca debe de tener también algún coste, pero no sabemos hasta cuanto.

En definitiva, teniendo una visión global de lo que unos y otros smartphones cuestan en el mercado. Y sabiendo que casi todos los fabricantes tienen unos costes similares, amén de las excepciones relacionadas. Cada vez la gran mayoría tiene más claro la sobrevaloración de algunas marcas. Y sobre todo, sabiendo que pocas veces hay diferencias sustanciales entre unos y otros, cada vez más se plantea uno si merece la pena el gasto de más.