MIL-STD-810G: qué es y cómo protege a los móviles rugerizados, ¿es fiable?

MIL-STD-810G que es

MIL-STD-810G es uno de los estándares militares más conocidos en la industria de los smartphones. Es la certificación más presumida por los móviles rugerizados y la que más llama la atención de la gente, pues promete «resistencia militar», pero… ¿sabes qué es MIL-STD-810G y qué realmente aporta esta certificación a un móvil? En este artículo intentaremos arrojar algo de luz sobre el tema, ya que es muy probable que no sea lo que estás pensando.

¿Qué significa la certificación MIL-STD-810G?

La certificación MIL-STD-810G es un estándar militar que establece los requisitos mínimos de resistencia y durabilidad de los dispositivos electrónicos frente a diferentes condiciones ambientales. Estas condiciones incluyen temperatura, humedad, vibración, impacto, presión, agua, polvo y arena.

Esta certificación no garantiza que un dispositivo sea indestructible, sino que ha superado una serie de pruebas que simulan situaciones extremas a las que podría enfrentarse en el campo de batalla o en entornos hostiles.

Fue creada por el Departamento de Defensa de EE. UU. para aprobar el uso de dispositivos como teléfonos móviles, ordenadores portátiles, tablets y relojes inteligentes, en situaciones de guerra reales.

Blackview Oscal S80

¿Qué pruebas debe pasar un móvil para obtener la certificación MIL-STD-810G?

La prueba para que un dispositivo consiga la certificación militar MIL-STD-810G varía dependiendo del tipo de dispositivo que sea, su tamaño, peso y naturaleza. De forma general, lo que se hace en las pruebas es evaluar el rendimiento del equipo en presencia de factores de estrés ambiental, determinar deficiencias en los procesos de fabricación y mantenimiento, diseño, materiales y embalaje, y demostrar el cumplimiento de los requisitos contractuales.

Si bien hay un total de 29 pruebas diseñadas para imitar diversas condiciones ambientales, como vibraciones, choques, condiciones de alta y baja presión, humedad y precipitaciones, las más importantes que debe superar específicamente un móvil que aspire a tener la certificación MIL-STD-810G son estas:

  • Choque mecánico: debe soportar impactos bruscos y repetidos sin sufrir daños en su estructura o funcionamiento.
  • Temperatura: tiene que funcionar correctamente en un rango de temperaturas que va desde los -51°C hasta los 71°C, tanto en estado encendido como apagado.
  • Presión: debe resistir cambios rápidos de presión atmosférica y operar en altitudes de hasta 15000 metros.
  • Humedad: tiene que tolerar la exposición a ambientes húmedos y cálidos, así como la condensación de agua en su superficie.
  • Niebla salina: debe evitar la corrosión y el deterioro causados por la salinidad del aire marino o costero.
  • Radiación solar: tiene que protegerse de los efectos nocivos de la radiación ultravioleta del sol.
  • Atmósfera explosiva: no debería provocar una explosión al entrar en contacto con una mezcla de aire y combustible inflamable.
  • Hongos: impedir el crecimiento de hongos que puedan afectar a sus componentes metálicos o eléctricos también es un requisito indispensable.
Lee también:  Corning Gorilla Glass 7i: listo para llevar la resistencia de la gama media a un nuevo nivel

Pero, como se mencionó antes, no todos los dispositivos se evalúan de la misma manera. Dependiendo del tipo de dispositivo que sea, debe superar unas pruebas y otras no. Los procedimientos de ensayo en laboratorio, las regiones climáticas del mundo y las directrices se describen detalladamente en la guía ATEC de 800 páginas que puedes leer en formato PDF aquí:

¿Qué ventajas tiene un móvil con certificación MIL-STD-810G?

oukitel wp21 ultra

Los móviles con certificación MIL-STD-810G son ideales para quienes trabajen en una obra, se les cae constantemente el teléfono o le gusta escalar o hacer senderismo, ya que ofrecen las siguientes ventajas:

  • Mayor durabilidad: son capaces de soportar caídas, golpes, vibraciones, presión, temperatura y humedad sin sufrir daños graves o perder rendimiento.
  • Mayor protección: pueden resistir el polvo, la arena, el agua salada, la lluvia, el hielo y la nieve sin que se filtren en su interior y afecten a sus componentes.
  • Más versatilidad: se adaptan a diferentes entornos y situaciones, desde zonas urbanas hasta montañas o desiertos, y ofrecer una buena conectividad y autonomía.

Sin embargo, esto es solo la teoría. En la realidad, la certificación MIL-STD-810G no resulta ser tan fiable como se esperaría debido a varios problemas que pasaremos a detallar a continuación.

¿Por qué no deberías fiarte de la certificación MIL-STD-810G?

iiiF150 Air1 Pro smartphone rugerizado

Muchos de los móviles certificados con el estándar MIL-STD-810G no suelen cumplir con la «resistencia militar» que prometen debido a estas razones:

  • Los dispositivos varían en su diseño, funcionamiento y aplicaciones. Por eso, no hay un método único ni un lugar oficial para comprobar si cumplen con la norma MIL-STD-810G. Esto puede provocar que los resultados de las pruebas sean diferentes y poco fiables.
  • La norma MIL-STD-810G exige 29 pruebas que simulan las condiciones ambientales en el laboratorio. Estas pruebas son muy costosas de realizar, ya que requieren mucha tecnología y recursos. Algunos fabricantes pueden optar por hacer solo algunas pruebas e igualmente presumir de haber superado las pruebas de la certificación.
  • No hay un control estricto de la certificación. Lo ideal sería que los productos, como los smartphones, se sometieran a todas las pruebas en un laboratorio externo siguiendo las directrices del manual oficial. Sin embargo, algunos fabricantes pueden afirmar que hacen las pruebas internamente sin ninguna verificación externa y decir que sus productos o equipos cumplen la norma MIL-STD-810G. Pero podrían haber manipulado las pruebas o incluso saltarse algunas.
  • Algunas pruebas MIL-STD-810G no se corresponden con la realidad, especialmente para los productos de consumo. Es decir, es muy poco probable que un smartphone se someta a condiciones de atmósfera explosiva, atmósfera ácida o vibraciones mecánicas. Solo un nicho muy específico de personas podrán comprobar si su móvil con MIL-STD-810G realmente superó estas pruebas. Para el resto, haber superado este tipo de tests no aporta nada a la resistencia del móvil.
  • Los fabricantes solo pueden someter los dispositivos a ciertas condiciones de ensayo en sus laboratorios. Esto implica que no pueden reproducir algunas condiciones ambientales, ya sea individualmente o combinadas, de forma adecuada en los laboratorios. Por tanto, la resistencia de sus móviles a ciertas condiciones ambientales pueden no ser del todo fidedignas.
  • Las pruebas MIL-STD-810G exigen un conocimiento adecuado de laboratorio y de ingeniería y criterio. Debido a las restricciones de las pruebas, es complicado interpretar y extrapolar los resultados de estas pruebas de laboratorio a los resultados obtenibles en condiciones reales.
Lee también:  ¿Es legal grabar una llamada en España? Aquí la respuesta

En resumen: la certificación MIL-STD-810G no es un parámetro fiable de resistencia

Oukitel WP19 rugerizado en oferta

Resumiendo lo anterior dicho, no todos los dispositivos que tienen la certificación MIL-STD-810G han sido sometidos a las mismas pruebas ni han superado una cantidad de pruebas estándar, a pesar de que sean el mismo tipo de dispositivo. En otras palabras, no es raro que dos móviles con certificación MIL-STD-810G ofrezcan un grado de resistencia militar diferente. Eso, junto al hecho de que los fabricantes no suelen decir qué pruebas militares han superado sus móviles, hace que sea muy confuso determinar qué tan resistente es un smartphone basándose en su certificación MIL-STD-810G.

Si bien el estándar MIL-STD-810G normalmente indica que un smartphone es más resistente y duradero que uno móvil convencional, esto solo suele ser cierto en situaciones específicas de la vida real a las que probablemente nunca se someterá. Por ejemplo, un móvil puede estar certificado para superar la prueba de caída de 1,5 metros, pero dejar de funcionar cuando cae sobre hormigón.

Nuestra recomendación es que no te fíes únicamente de la certificación MIL-STD-810G e intenta mirar reviews y tests de resistencia hechos por los usuarios en situaciones de la vida real para saber qué tan resistente es un móvil.