Las peores cartas que puedes mezclar en Clash Royale

Clash Royale es un juego de estrategia en el que contar con un buen mazo es el primer paso clave para ganar las batallas. Hace unos días os hablamos de los 3 mejores combos para ganar las batallas. Pues bien, de la misma manera que hay cartas en el juego que se pueden combinar de una manera fantástica, hay otras que nunca debes mezclar si no le quieres regalar la victoria a tu rival.

Tanques con un alto coste de elixir

Son muchos los jugadores que lanzan varias cartas tipo tanque con el objetivo de destruir la torre de su rival en cuestión de segundos. No obstante, estas cartas tienen un coste de elixir muy alto, mayor a cinco. Por lo tanto, juntar más de dos tanques en un mismo mazo presenta dos grandes problemas.

Por un lado, sólo vas a poder lanzar dos cartas al mismo tiempo ya que el elixir máximo que puedes reunir en Clash Royale es 10. Y, por otro lado, muchas cartas de este tipo son 100% ofensivas; si tu rival lanza cualquier carta de defensa, no vas a poder contratacar.

Cartas con un coste de elixir muy bajo

Es justo lo contrario que hemos explicado en el punto anterior. Hay muchísimos jugadores que simplemente buscan que el coste de elixir de su mazo sea lo más bajo posible para poder estar lanzando cartas a la arena continuamente.

Lee también:  Actualizar Master Royale en Android es así de simple

Tienes que tener en cuenta que si tienes muchas tropas débiles, tu rival puede acabar con ellas en un abrir y cerrar de ojos; por ejemplo, si lanzas un ejército de esqueletos y unos duendes, si el rival lanza unas flechas o un mago, te quedas sin nada.

Cartas para defenderte de todas las unidades

En Clash royale hay dos tipos de cartas. Por un lado, las terrestres; y, por otro lado, las aéreas. Es algo que debes tener muy en cuenta a la hora de formar tu mazo; asegúrate de que tienes cartas que son capaces tanto de atacar como de defenderse de unidades aéreas y terrestres.

Así, lo mejor es combinar las tropas débiles con un par de tanques como el Gigante. Y, por supuesto, combinar en el mazo unidades aéreas y terrestres.