Es oficial: UBER tiene una crisis interna

Uber problemas

Todo el mundo ha escuchado hablar bien de UBER durante años y años, es más, UBER tiene un buen modelo de negocio que le ha permitido ganar mucho dinero pero internamente, en la compañía, hay más problemas de lo que parece. Sí, también es cierto que hemos escuchado al colectivo de taxis español hablar muy mal de UBER y luchar hasta que los han echado del país con su modelo de negocio pero eso es otro cantar…

Ahora, tal y como leemos en AXIOS, podemos confirmar que la empresa está en crisis y es una gran crisis interna. Una de las firmas inversionistas en la empresa, Benchmark Capital, ha demandado a Travis Kalanick, el fundador y CEO de UBER que ha sido destituido recientemente.

Uber

¿Qué ha hecho el CEO de UBER?

Según los textos de AXIOS la empresa inversora alega un incumplimiento del contrato por parte de Kalanick en lo que respecta a su deber fiduciario, la obligación de velar por la empresa. Entre las responsabilidades del fiduciario, para el que no sepa de que va la cosa, están algunas de las siguientes:

  • Defender el patrimonio.
  • Hacer cumplir los fines.
  • Rendir cuentas periódicamente.
  • Cumplir las leyes.
  • No delegar sus responsabilidades.
  • Administrar el patrimonio en interés de los beneficiarios.

Benchmark Capital acusa al CEO de manipular todo lo que está al alcance de su mano para poder volver como CEO de forma triunfal y no es una lectura entre líneas ni una mala interpretación de este asunto ya que es exactamente lo que la empresa dice en su demanda:

Kalanick, el ex CEO de UBER, se ha atrincherado en la Junta Directiva de UBER para aumentar su poder con fines egoístas. El objetivo de Kalanick es tener gente de confianza en la junta para poder volver como CEO pasando por encima de accionistas, empleados, conductores o clientes de UBER.

Benchmark es uno de sus principales accionistas con un 13% de la empresa mientras que Kalanick cuenta con un 10% de la misma. Esta empresa ha sido una de las que ha conseguido echar al CEO de UBER de la junta pero, pese a eso, Kalanick mantiene el control de 3 puestos del consejo y la firma quiere que se los quiten ya que Kalanick no reveló los detalles de la mala administración antes de la votación que los reveló a ese cargo.

Sí, si la firma lo consigue podría hacer que Kalanick no tuviese el poder que mantiene en UBER y que la empresa pudiera tomar el control para asegurar su futuro. Hay mucho en juego para UBER y el nuevo CEO lo tiene muy complicado. UBER actualmente, por el camino que va, puede seguir derrochando dinero unos años más hasta su ruina pero eso todavía puede corregirse si apartan a las personas interesadas en sus propios fines de la Junta Directiva de la compañía.

Compartir