¡Dar un sopapo a Mr GranBomba cuesta 30 euros!

sopapo Mr GranBomba 30 euros

Seguramente recuerdas (si sigues YouTube y lo viral) el tortazo que un repartidor le dio a GranBomba (un youtuber) por haberle llamado cara anchoa. Está claro que el repartidor se lo tomó muy mal porque perdió por completo los papeles, pero que alguien te llame de repente cara anchoa y cuando estás trabajando tiene que resultar al menos raro… ¿pero sabes cuanto le ha costado este sopapo al repartidor? ¡¡30 euros!!

Tal y como lo oyes, podemos decir que dar un sopapo a Mr GranBomba cuesta 30 €. Pero esto no ha sido una broma, sino que es lo que ha ordenado el juez. Te lo contamos todo (pero antes no te pierdas el vídeo):

Dar un sopapo a GranBomba cuesta 30 €, así lo ha ordenado el juez

Un juez ha condenado a pagar una multa de 30 euros a un repartidor de paquetería por agredir a un conocido youtuber (le dio una buena leche / bofetada), después de que el youtuber le llamara «cara anchoa«.

Es decir, Ricardo Osorio ha sido condenado a pagar estos 30 euros en concepto de «lesión leve» al youtuber. Es una multa, no una indemnización.

No obstante, también reconoce que este hecho se ha producido por un motivo. Como recoge la sentencia de 42 páginas, se dice que «existió riesgo por parte del denunciante, que sabía a que se exponía…». Es decir, que tú si vas a insultar a alguien te expones a que te pueda pegar, porque lo estás molestando… no obstante, la reacción del repartidor igual fue exagerada, pero igual tenía un mal día o simplemente es agresivo.

El juez dejó claro que MR GranBomba se lo buscó

El juez básicamente le ha dicho a Mr GranBomba «que se lo había buscado». Está claro que tú no puedes ir por la vida insultando a la gente, porque algunos se reirán, pero si das con quien no debes, igual no te da solo una bofetada…

Lee también:  La soldadura instantánea que se viralizó en TikTok puede ser tuya a un súper precio

Así que nada, este repartidor tendrá que pagar 30 euros por los daños leves. Recordemos, que pone que debe pagar una multa, no una indemnización. Así es como ha acabado la bromita de cara anchoa.

¿A quien culpas tú? ¿Al que insulta o al que recibe el insulto y le responde con una buena bofetada?