explosion-galaxy-note-7-danos

Samsung lo está pasando mal, muy mal. La empresa coreana no ha sido capaz de enmendar el error del Galaxy Note 7 que explotaba y finalmente ha tenido que retirarlo del mercado. Ahora bien, pese a haber llamado a todos los compradores a devolver su Note 7 algunos usuarios no quieren hacerlo y si están quedado con ellos en sus casas, sabiendo el peligro que esto representa.

Si recurrimos a la prensa extranjera, es curioso que en España no ha habido ni un solo caso, al menos que se haya hecho público en las noticias, vemos que algunos usuarios están teniendo problemas para que Samsung pague por todos los desperfectos que ha ocasionado su terminal.

vecina-cargando-note-7

La gente tiene problemas para que Samsung les ayude a enmendar los desperfectos

Hay muchos usuarios que han tenido que demandar a la compañía para que Samsung le pague los desperfectos ocurridos, en América incluso hay familias a la que Samsung les está pagando una vivienda temporal mientras no arreglan los desperfectos de la suya.

A veces nos parece imposible que un teléfono pueda explotar pero cuando vemos los desperfectos que está causando el Galaxy Note 7 no tenemos ninguna duda de que la explosión de un teléfono móvil puede ser más peligrosa de lo que muchos creen, las baterías llevan compuestos altamente inflamables y por eso está regulado su envío en medios aéreos.

El usuario que se haya quedado con un Samsung Galaxy Note 7 debe saber que no podrá viajar con él en su avión y que es un teléfono que ya no está bien visto en ningún lado. El problema es tan serio que Samsung seguramente no vuelva a lanzar al mercado un teléfono de la gama Note y esto lo veremos en 2017 donde la empresa ya se plantea tener un solo flagship en el mercado, el Samsung Galaxy S.

Es un asunto grave, Samsung incluso está censurando los vídeos del MOD de GTA 5 en el que la gente utiliza un Note 7 a modo de granada pero la verdad es que hay que saber reírse también del asunto, solo hay que ver los 10 mejores memes de Internet.

Fuente | The Guardian

    COMENTARIOS