La privacidad está totalmente a la orden del día y como os contaba en alguna ocasión, no existen aplicaciones gratuitas ya que éstas las estamos pagando con nuestros datos personales. Muchas veces no nos damos cuenta, pero cuándo instalamos aplicaciones de manera gratuita les estamos dando permisos para que accedan a determinada información nuestra, que realmente valdría dinero si la ofreciesen. Si nos preguntásemos cuál es el precio de nuestros datos personales, es probable que de unos usuarios a otros la respuesta variase bastante, aunque sorprende que de media muchos vendieran su contraseña por 75 dólares.

¿Nuestra contraseña cuesta 75 dólares?

Este estudio ha sido llevado a cabo por Trend Micro, una empresa japonesa de antivirus y seguridad, con el fin de averiguar por qué cifra venderíamos determinada información nuestra. Este estudio recoge muchos datos interesantes que nos dejan temblando, podéis echarle un vistazo en la siguiente encuesta.

encuesta-precios

No sé cuanto os importa vuestra privacidad, pero vender la contraseña por 75 dólares es una auténtica miseria. Está claro que depende de qué contraseña, no es lo mismo de una web o aplicación absurda que no usamos nunca, a una realmente importante como la del email o banco.

Otro dato que nos sorprende es sin duda que cueste más la “condición de salud” que se refiere nuestro peso/hábitos alimenticios/deportivos, que nuestros detalles bancarios. Esto quiere decir que un usuario vendería por menos dinero su condición física que sus detalles bancarios, algo totalmente ilógico.

12 dólares nuestra dirección de casa

En esta encuesta también vemos que por 12 dólares diríamos nuestra dirección de casa (que podemos encontrar en muchas ocasiones por Internet). Los nombres de nuestros amigos o familiares, los venderíamos por 23 dólares, detalle importante a tener en cuenta para ver cuánto nos importan o les importamos a nuestro entorno.

Datos a nivel global

Está claro que estos datos provienen de una encuesta de Japón, pero que engloba a respuestas dadas de todo el mundo. Esto quiere decir, que esta opinión es de media la que un usuario tiene. No obstante, el precio de nuestra propia información vale el que nosotros le demos, por lo que cada usuario puede tener una opinión en concreto de esto. Personalmente, no vendería por 70 dólares mi contraseña ni tampoco mis datos bancarios por 36.

¿Y vosotros, venderíais vuestros datos por dinero?

    COMENTARIOS