A la hora de elegir un teléfono móvil nos encontramos con muchísimas opciones dónde escoger, pero siempre hay uno que es mejor. A día de hoy, el Samsung Galaxy S6 está considerado como el mejor terminal Android, aunque no todos estén de acuerdo, pues hay todo tipo de gustos y experiencias.

El mayor rival del Galaxy S6 es el iPhone 6, pues desde hace ya mucho tiempo existe el pique entre Samsung y Apple por ver qué teléfono es mejor, aunque los dos son terminales totalmente distintos y compararlos no es sencillo, puesto que cuentan con un sistema operativo totalmente distinto, así como las especificaciones, por lo que al final nadie se pondrá de acuerdo para decir cuál es mejor, pues los amantes de iOS dirás que el iPhone es el no va más, y los amantes de Android dirán lo mismo del Galaxy S6.

En internet nos encontramos con decenas de artículos que nos dicen las razones de por qué el Galaxy S6 es mejor que el iPhone 6 y viceversa, pues la conclusión será distinta en función de los gustos y la experiencia del redactor, así que la única forma de sacar una conclusión en claro es enfrentar a los dos teléfonos en la misma prueba y ver cuál es el mejor en cada cosa.

En YouTube nos encontramos numerosos test en los que se enfrenta a terminales cara a cara para ver cuál es mejor en cada: test de rendimiento, de autonomía, de cámara, etc. Pero además de los test “cabales”, tenemos otro tipo de pruebas a cuál más descabellada. Anteriormente vimos cuánto tiempo resistía un Galaxy S6 sumergido en Cocacola, también sumergido en Pepsi y en Sprite, unas situaciones que son difíciles que ocurran por accidente, pero eso no es todo, pues también hay comparativas del Galaxy S6 Edge vs el iPhone 6 en la que los sumergen en RedBull, y en este post os mostraré una en la que hacen una prueba de fuego (literal) a estos dos dispositivos.

¿Cuál aguanta durante más tiempo un soplete?

En el test someten al Galaxy S6 Edge y al iPhone 6 a una alta temperatura, pues les acercan un soplete en la parte trasera y cronometran a ver cuál es el último en “morir”.

Como puedes ver, el Galaxy S6 Edge a pesar de que parece que se desintegra totalmente, resiste unos segundos más que el iPhone 6, algo que nos sorprende, no porque sea más duro el iPhone que el Galaxy, si no que nada más acercar el soplete se hace un agujero en la parte trasera del S6 que debería haber fulminado a la batería en pocos segundos, pero sorprendentemente aguanta como un bellaco.

Obviamente estas pruebas no nos llevan a sacar ninguna conclusión en claro, puesto que si vas a calentar tu móvil con un soplete, puedes tener claro que vas a estropearlo, pero siempre resulta curioso ver cómo se comportan los smartphone en cualquier situación.

    COMENTARIOS