Los precios de los móviles suben cada año, y no porque suba el precio de la vida, que también, sino que la principal culpable es la tecnología. Cada año se fabrican mejores smartphones, más potentes, con una mejor calidad de pantalla y unas especificaciones increíbles tanto por dentro como por fuera. La innovación en tecnología y diseño hay que pagarlas, por lo que el precio de los móviles en 2016 debería ser mayor que ahora, ¿pero cuánto de mayor?

Los precios de los móviles en 2016

Las marcas suelen definir el precio de un terminal, puesto que un mismo smartphone por dentro puede costar muy diferente si se trata por ejemplo de un Samsung y de un iPhone, o que decir si metemos en la balanza a una marcha china como OnePlus.

Los OnePlus por ejemplo, son los tope de gama mejores en relación calidad-precio. Es decir, por dentro es mejor que muchos otros terminales y es más barato. Si lo comparamos con el Galaxy S6, no hay realmente tanta diferencia en proporción para que el S6 cueste el doble, pero OnePlus se centra en el precio, mientras que Samsung lo pasa un poco por alto porque los usuarios lo van a comprar igual.

El precio de los móviles en 2016 va a subir para todas las marcas, eso lo sabemos, pero… ¿en la misma proporción? Seguramente. Huawei puede hacer terminales más o menos baratos, pero su flagship siempre va a costar más que un gama baja de estos chicos. ¿Por qué? Porque su mejor móvil va a integrar lo último, y eso hay que pagarlo, sobre todo cuando la tecnología la hacen terceros.

Huella digital y sin bordes: lo próximo

¿Qué es lo próximo en tecnología? Un terminal con escáner de huellas dactilares y sin bordes. Es lo próximo y podríamos decir lo actual, porque muchos terminales ya han sido lanzados con el lector, lo que pasa es que las marcas más pequeñas todavía empiezan ahora a seguirle los pasos, y las no tan pequeñas como Nexus, que ha tardado pero porque ha querido tener la tecnología a punto.

Está claro, que la tecnología sin bordes es lo más nuevo que tenemos. Y por lógica, siempre debió haber existido, puesto que aprovechar al máximo la pantalla de un terminal es siempre la mejor opción. ¿Para qué queremos pantalla perdida? Es absurdo, por lo que la tecnología sin bordes es sin duda un acierto que todavía no se ha implantado en la mayoría, pero sí en alguno como el impresionante ZTE Nubia Z9 sin marcos.

No obstante, hasta 2016 queda mucho, y a saber con qué nos sorprenden, puesto que el avance de un año a otro es espectacular. Y no olvidemos las mejoras en hardware, es decir, procesador, RAM o memoria interna, que también incrementan el valor del terminal.

¿Cuánto subirán estos precios?

Se estima que los precios suban alrededor de 50 euros por marca, pero puede que no en todos los casos. En el caso del Nexus 6, que fue un fracaso por su precio -de ahí a que ya haya bajado mucho en menos de un año-, podría no subir e incluso bajar. Pero terminales como el Galaxy S7, el nuevo HTC y otros nuevos, sí costarían al menos 50 euros más.

Eso también influirá en el almacenamiento interno, porque seguramente veremos más de 128 GB, por lo que es normal que incremente el precio. ¿Llegaremos a los 100 euros de media por terminal? Seguramente, y no solo en la surcoreana Samsung o Apple, sino en marcas chinas que están cogiendo mucho éxito.

Estaremos al tanto, a ver con que precios nos sorprenden el próximo año, pero la vida sube y la tecnología también… ¿Queremos subirnos a la tecnología? Si es así, tendremos que pagarla, porque todo mejora día a día… ¿Qué te parecen estos precios?

    COMENTARIOS