Vodafone UK

Nick es un jóven de 21 años con discapacidad mental pero eso no ha impedido al jóven gastarse 3000 dólares en Vodafone UK por domiciliación bancaria y no, no se lo ha gastado en llamadas sino que ha adquirido 8 nuevos teléfonos.

Su madre Claire es la actual pagadora de este contrato ya que a pesar de que la cuenta está a nombre de Nick, esta está domiciliada en la cuenta de su madre. Nick está en paro y no puede gestionar su cuenta bancaria pero se las arregló para conseguir 8 teléfonos que el joven podría haber vendido ya para sacar dinero en efectivo. Estos 8 teléfonos tienen un valor de 2000 libras y se han facturado en Vodafone Reino Unido.

Vodafone no ha hecho nada ilegal

Claire pagaba 68 dólares al mes por la cuenta de Nick pero en abril la factura ha ascendido a 171 dólares y hasta 900 dólares en septiembre, ha sido en ese momento cuando Claire ha tenido que llamar a Vodafone y se ha enterado de que la compañía había enviado los móviles al joven, una vez conocedora de ello ha intentado cancelar el acuerdo porque no tenía dinero ni para pagar la hipoteca.

Vodafone ha declarado a los medios que no ha hecho nada fuera de lo normal. Nick pasó una verificación cuando se puso el número a su nombre por lo cual él estaba autorizado para gastar dinero a mayores. Ahora bien, la señora Claire debe presentar a Vodafone la documentación necesaria para demostrar los problemas mentales de su hijo y que ella pueda recuperar parte o la totalidad de su dinero lo que no sabemos es qué pasará si no se devuelven los teléfonos, si Nick ha vendido estos teléfonos es posible que la compañía no devuelva el importe aunque por el momento ella es quien debe responder ante la deuda y tendrá que seguir pagando si no quiere meterse en problemas legales.

  • Declaraciones de Claire: Estoy sorprendida de que Vodafone haya permitido a alguien comprar nuevos teléfonos con mi tarjeta sin mi autorización. Es más, yo no he firmado nada y la empresa ni se ha asegurado de si podía pagar.
  • Declaraciones de Vodafone: Nadie ha dado ningún tipo de advertencias a la compañía para que los cambios en la línea o compras adicionales deban ser autorizadas por ella y como la cuenta estaba al día con los pagos sin retrasos era imposible impedir estas compras, era una solicitud totalmente legítima y autorizada en el momento de establecer la línea. Estudiaremos el caso si la señora Claire nos trae la documentación necesaria sobre la capacidad para tomar decisiones de su hijo pero mientras tanto ella deberá hacerse cargo de las deudas.

Según aclaran en la fuente algunos abogados apuntan a que será muy difícil que Vodafone justifique estos pagos sin autorización y puede que la oficina del consumidor lo proteja de alguna manera, a menudo las operadoras emplean técnicas totalmente ilegales que más tarde se pueden resolver en cuestión de minutos con algunos juicios pero nos ha quedado claro que la señora Claire va a tener que dar alguna que otra vuelta.

Fuente: The Guardian

    COMENTARIOS