Demandan a Facebook por vender datos personales a Lulu

Facebook ha sido condenada en Brasil a indemnizar a uno de sus usuarios por haber compartido (sin su permiso) datos personales de su perfil, en una plataforma de carácter sexual. El autor de todo esto, es Carlos Eduardo Vilas Boas, que fue quien denunció a la red social por datos morales, se llevó una indemnización de 20.000 reales (unos 5.000 euros) a cambio. Te lo contamos todo:

Demanda a Facebook y se lleva una indemnización de 20.000 reales

Los chicos de Facebook siempre se cuestionan por su privacidad, y no nos extraña, sobre todo después de enterarnos de noticias como esta.

demanda facebook lulu

Esto le sucedió a Carlos Eduardo Vilas, que demandó por el año 2013 a Facebook y Luluvise Incorporation, puesto que su perfil fue rescatado de la red social de Facebook sin su permiso para ponerlo en la aplicación “Lulu“, causándole daños morales, ya que el no había puesto en Lulu esos datos.

¿Cómo pudo pasar esto? Tenemos que remontarnos al año 2013, y es que la aplicación Lulu -que permite que las chicas pongan notas a los chicos con los que salen- tenía información de Carlos Eduardo Vilas que salió directamente de Facebook, para que así las mujeres pudieran opinar sobre él.

Está claro que Facebook no puede coger la información que compartimos en nuestro perfil y ponerla en una aplicación como puede ser Lulu, para que así las chicas vean sus datos y puedan opinar (sin su previo consentimiento).

Facebook se defendió (sin éxito)

Por supuesto Facebook salió en su defensa, alegando que todo usuario de Facebook cede sus datos personales como lista de contactos, nombre, datos públicos o foto de perfil. Esto podemos aceptarlo todos cuando iniciamos una vida social en Facebook, pero no nos gustaría que Facebook usase nuestro perfil para rellenar cambios de una página de contactos o morbosa como puede ser Lulu.

Y es que por una parte sí es cierto que hay un contrato, pero Facebook debe indemnizar a aquellos que sufran daños derivados de ello, ya que Facebook está ganando por su actividad. Debido a esto, el chico ganó el recurso con una indemnización de 20.000 reales, como ya os dijimos, unos 5.000 euros al cambio.

¿Qué opinas de la historia? ¿Te parece poco, mucho o lo más justo? Realmente hay cosas que no tienen precio, pero las penas mejor así que con pan.

Vía | La Republica 

    COMENTARIOS