Xiaomi

Viajar te hace abrir los ojos, conocer otras culturas es fuente de sabiduría y si nunca has salido de occidente no te puedes ni imaginar la diferencia que hay con los países orientales. En China, uno de esos lugares en los que el comunismo está instaurado de forma pública, las leyes son muy diferentes a las de nuestro mundo.

El gobierno controla al máximo su territorio e incluso compañías como la misma Google se las ven negras para entrar ahí hasta con su tienda de Google Play. Ahora, Xiaomi, una de esas empresas que ha triunfado y que ha dado mucho que hablar en todo el mundo, está siendo investigada por publicidad engañosa.

Anuncio Xiaomi

En China todavía se prohíbe la publicidad engañosa

Nos hemos acostumbrado a verla en todas partes, la publicidad engañosa forma parte de nuestras culturas y no tenemos que mirar mucho más lejos que a Samsung y Apple, dos de esos grandes competidores que se enfrentan entre si con cada anuncio publicitario donde Apple dice que tiene el mejor teléfono y donde Samsung se centra en desprestigiar a la competencia, es algo que no tiene remedio.

En China, aunque esto es hasta cierto punto entendible e incluso discutible, la ley de competencia publicitaria prohíbe usar adjetivos en los que se intente convencer al consumidor de que se está anunciando el mejor producto del mercado.

Y sí, la ley existe y se aplica a diferencia de lo que pasa aquí donde cualquiera puede decirte que tiene la mejor aplicación, la mejor pantalla o la mejor cámara sin que sea cierto. Pues Xiaomi ha recibido esta demanda y está siendo investigada por frases muy simples como: “Tenemos la mejor cámara”, “Tendrás la mejor pantalla”, “Contarás con el mejor diseño”, etc.

¿Sería bueno aplicar este tipo de leyes en occidente?

China lo quiere controlar todo y estas frases desprestigian a otras marcas del sector por lo que las leyes son para todos iguales. ¿Cuánto tendría que pagar Samsung o Apple si estas leyes se aplicasen para ellos? La forma en que se hace publicidad está cambiando mucho en occidente aunque como bien podemos ver en China todavía siguen un poco las leyes de antaño y no creemos que cambie por el momento.

Lamentablemente esto se salda de forma sencilla, se obliga a Xiaomi a eliminar los anuncios y se paga una multa buena al gobierno chino. ¿Qué pensabais qué iba a pasar? Al final con dinero siempre se arregla todo aunque por el momento están siendo investigados, habrá que ver en qué termina la cosa.

    COMENTARIOS