Oxigeno

El próximo avance de la telefonía móvil debe producirse en la autonomía de los terminales. Tenemos móviles con cámaras de calidad similar a una reflex, móviles con pantallas en resolución 4K pero necesitamos que esos móviles tengan una batería decente.

Un laboratorio se ha puesto a trabajar en un prototipo de baterías que usan Litio y Oxígeno para aumentar la capacidad de las baterías por 5 si la comparamos con las baterías de Ion-Litio que usamos actualmente en los terminales más punteros de mercado. También usamos baterías LiPo pero son muy similares a estas primeras y nada revolucionarias en cuanto a capacidad. Eso sí, uno de los problemas de usar este tipo de celdas es que estamos ante una batería termodinámicamente inestable y eso no es algo que desearás llevar en tu bolsillo.

¿Cuándo veremos baterías de Oxígeno-Litio en nuestros móviles?

Obviamente esto no es algo que vas a ver a corto plazo en tu móvil. El Departamento de Energía del Laboratorio Nacional de Argonne ha descubierto una forma de elaborar una mezcla menos peligrosa (LiO2). El proceso consiste en producir superóxido de litio cristalizado en vez de peróxido de litio que no es estable cuando la batería esté descargada.

Cuando el superóxido de litio se descompone se vuelve más estable y eficiente, sobre todo a largo plazo y en los ciclos de batería más largos. Este nuevo descubrimiento también permite que la célula no sea abierta y no requiera oxígeno del exterior. Esto no solo permite que el proceso sea más estable y seguro sino que además será mucho más económico.

A pesar del descubrimiento es muy probable que no veas baterías de LiO2 nada pronto en los teléfonos móviles pero sí es cierto que se ha hecho un gran avance para que la próxima generación de baterías sea más eficiente ya que, a pesar de que los terminales las piden a gritos, no dan llegado al mercado.

Por lo que comentan en el laboratorio este descubrimiento abre una posible vía para desarrollar una mejor batería en un futuro próximo aunque todavía se necesita mucha investigación para que llegue a estar disponible para el consumidor pero es un camino a seguir.

Fuente | Laboratorio Nacional de Argonne

    COMENTARIOS