La privacidad es uno de los temas que más nos preocupa, pero sin embargo son muchos los usuarios que usan una misma contraseña para muchos servicios. Esto es realmente un problema, ya que si un usuarios nos roba la contraseña de un portal con carencias de seguridad y la replica en los demás lugares que usamos terminará por tener total acceso a nuestros datos.

La solución a esto, es un gestor de contraseñas. También es válido tener mucha memoria y usar contraseñas complicadas con diferentes caracteres en mayúsculas/minúsculas así como combinando letras con números y signos. Pero lo que no debemos hacer en ningún caso, es replicar nuestra contraseña en diversos sitios de Internet o que esta sea básica como el nombre de nuestra mascota “puppy”.

Lo que más debemos proteger es nuestro correo, porque es probablemente la fuente mayor de información del usuario, así como el medio directo para recuperar las contraseñas de otras webs. Es por esto, por lo que es primordial que usemos un buen gestor de contraseñas por estos 5 motivos:

– No queremos que nos roben dinero: puede darse el caso de que un usuario se haga con nuestras credenciales de email y decida entrar en diversas webs que tenemos vinculadas para hacer pagos. Si tenemos una tarjeta asociada, éste podrá comprar sin límites. Lo mismo si accede a PayPal.

No somos capaces de memorizar contraseñas largas con caracteres aleatorios: por mucho que lo intentemos, memorizar esto no es fácil: (IJji(/·)Hioj9)8ç9283Ni!) por lo que un gestor de contraseñas nos salva la vida al instante y solo tenemos que hacer copy & paste.

Contraseñas diferentes para cada sitio web: usar un gestor nos proporciona comodidad para poner una determinada contraseña a un determinado sitio web, para que no repliquemos la misma en varios sitios.

Sabes que estás protegido: tener una contraseña imposible de descifrar y que no se repite en ningún otro sitio web, nos da unas garantías plenas de seguridad.

Cambios al instante: si usamos un gestor, podemos generar contraseñas aleatorias al instante sin tener que dejarnos el coco en una cada vez que la queramos cambiar.

El principal motivo por el que los usuarios no se animan a probarlo, es por pereza. Somos muy cómodos, queremos mantener nuestra información a salvo pero sin nada a cambio. Está claro que una buena contraseña es la base más importante para proteger nuestros datos, aunque nos suponga un poco de tiempo extra a la larga se ve recompensado.

¿Eres de los que usan un gestor de contraseñas o prefieres el método tradicional?

    COMENTARIOS