Problemas grandes fabricantes de Android

El mercado de teléfonos móviles inteligentes está decayendo, Samsung acaba de recibir su quinta caída trimestral, HTC ha generado una pérdida neta de más de 200 millones de euros y Sony ha perdido más de 150 millones de euros, solo LG ha logrado aumentar las ventas en un 1%.

El problema de las grandes fabricantes de Android son los móviles chinos y aunque los beneficios de Lenovo han caído los ingresos sin embargo han aumentado. Motorola será rentable a principios de 2016, Xiaomi y Huawei han ganado cuota de mercado pero tampoco se sabe realmente cuánto de rentables son aunque los márgenes de Xiaomi en cuanto a ganancias son realmente justos. Entonces… ¿cuáles son los principales problemas de los grandes fabricantes de Android?

Precio de producción de Android

Enfrentarse a la caída de precios

Obviamente los teléfonos han abaratado sus precios y cuando en 2010 la medida del precio de estos era de 441 dólares, el año 2014 ya ha bajado a tan solo 254, siendo este 2015 todavía menor. Los márgenes de beneficios se están ajustando para vender cada vez más y reducir los costos no siempre es fácil.

Diferenciarse de la competencia

Para diferenciarse la tendencia general es incorporar una característica premium (sensor biométrico, resistencia al agua o medidor de frecuencia cardíaca) pero las grandes marcas tienden a perder algunas cosas para poder ajustar sus precios y ganar más. La otra opción es invertir en marketing pero esto es muy caro y cada vez menos efectivo, a veces incluso hasta te perjudica.

Los propios fabricantes son culpables también de lanzar miles de modelos casi iguales como Samsung que te vende decenas de smartphones diferentes cada año cambiando alguna cosa ínfima, esperen a ver el Note 5 y el S6 Edge Plus (o Note 5 Edge como creo yo que debería llamarse).

oneplus 2 vs galaxy s6 comparativa2

Reducir los costos

A diferencia de lo que pueda parecer, fabricar un teléfono de gama premium cada vez es más caro y si el Galaxy S4 costaba producirlo 236 dólares el S5 ya costaba 256, siendo el precio del S6 más caro aunque en este caso incrementaron un poco el precio pero en el caso de los anteriores salieron al mercado por el mismo.

Para reducir costos a veces se evaden características como OnePlus que ha eliminado el NFC del OnePlus 2 o Samsung que no ha hecho su Galaxy S6 resistente al agua. Aquí entra en juego la autoridad de la marca. Samsung ha cobrado una prima por el S6 Edge importante y sin embargo en OnePlus han recortado cosas para ofrecer un precio ajustado. También debemos tener en cuenta lo que durará un teléfono en el mercado, el S3 se vendió durante años por lo que el costo de producción bajo muchísimo pero cuando vendes algo exclusivo como el S6 Edge te arriesgas a muchas cosas porque cada año tienes que sacar algo mejor o te quedas en el anonimato.

Apple, una empresa diferente

Apple sin embargo vende menos que Samsung y gana mucho más, por poner un ejemplo. Apple destaca por ofrecer algo en pocas cantidades, premium, con una reducción de la producción durante el paso del tiempo al lanzar muchos menos smartphones y además tiene una reputación fuerte. Es más, Apple si logra reducir costos o al menos no incrementarlos, ha costado lo mismo fabricar el iPhone 6 que el iPhone 5 y el iPhone 5S, según el IHS unos 200 dólares.

El usuario sale ganando

Lo más importante de cara al usuario final es que si los OEM tienen que lidiar con todo esto y competir, nosotros cada vez tenemos mejores teléfonos por un precio menor. Ahora bien, a día de hoy esta barrera ya se ha cruzado casi por completo y no creemos que los precios sigan bajando sino que las marcas menos fuertes que han conseguido bajar los precios lograrán subirlos para aumentar las ganancias y volverán a levantar poco a poco el precio de los terminales a menos que sigan apareciendo alternativas con esa filosofía, es todo un círculo vicioso.

Fuentes | Statista / IHS

    COMENTARIOS