Marcar mensajes WhatsApp

¿Creen que exageramos al afirmar algo así? No vamos a hacer referencia a los numerosos estudios hechos en España donde la gente prefiere comunicarse por mensajería instantánea antes que a la cara pero es cierto.

Hemos estado examinando diferentes estudios y luego hemos visto el día a día “ipso facto“. Solo hay que salir a la calle y darse cuenta de lo que WhatsApp (el rey de la mensajería) se ha convertido para muchas personas. A veces nos paramos con grupos de amigos y hay ciertos momentos en los que nadie está presente en alma, solo en cuerpo. Los teléfonos invaden las manos de sus dueños y lo de pagar si tocas el móvil durante la comida debería ser ya una costumbre necesaria.

Adictos al chat del móvil

WhatsApp frente a la comunicación real

Es más, la gente no solo se comunica más por mensajería multimedia que por llamadas, es que la gente prefiere hablar por chat que a la cara. En parte esto se debe a la no transparencia del chat ya que por él es imposible sincronizar todas las emociones.

Hablar por chat es algo más impersonal, un lugar donde los miedos de muchas personas se terminan y en donde pueden hablar más abiertamente sin miedo a avergonzarse. A su vez el chat no es una conversación en donde se quiera habilidad ni en donde haya que reaccionar.

¿Hablar por chat antes que en persona?

Chatear es algo que te protege ya que tienes tiempo para pensar, tiempo para decidir antes de hablar y tiempo para responder. Una conversación de chat puede ser inmediata pero hay quien se toma su tiempo para decidir y responder como cree correcto.

Es curioso, afirmar que chateamos más que llamamos es algo que está más que asumido pero preferir el chat antes que la comunicación real es algo que no nos termina de convencer. ¿De verdad nos gusta tanto quedarnos tras el teléfono? ¿Creen que es más correcto hablar por chat que en persona?

A veces muchos nos preguntaremos si realmente hemos elegido esto o nos ha sido impuesto por la sociedad pero ya hay quien está cansado del chat, quien quiere dejarlo e incluso quien reconoce que dedica demasiado tiempo a algo menos fructífero de lo que pensaba. Solo queríamos dejar la reflexió en el aire porque no sabemos en qué nos estamos convirtiendo…

    COMENTARIOS