Aquí os dejo otra demostración de cómo el Moto G mueve los juegos más exigentes. Parece que se va perfilando como un teminal para jugones:

 

 

 

    COMENTARIOS