Wearables que se comen

Estamos terminando el 2015 y ya hemos visto todo tipo de wearables: pulseras, relojes inteligentes, dispositivos que van en la ropa, pero… ¿wearables que se comen? No estamos ante una idea descabellada, puesto que efectivamente existen wearables que se comen, en este artículo veremos algunos ejemplos de wearables reales. No puedes perder detalle:

¿Wearables que se comen? Existen

¿Te comerías un wearable? Posiblemente así de primeras me digas que no, pero en un futuro las cosas podrían ser bien distintas. Ahora, nos gusta llevar wearables en las muñecas, en la ropa y en muchos otros lugares como puede ser en los dedos si es un anillo… pero también podríamos llevar un wearable implantado en nuestro cuerpo, como por ejemplo dentro de nosotros, de tal manera que nos monitorizase.

wearables que se comen pillcam

Todo esto ha sido resultado de la conferencia Code/Mobile, en la que Hosain Rahman, director general de Jawbone, revelaba que veía en a los ingeribles como el futuro de los wearables. Así de salida nos parece una locura, pero los dispositivos recopiladores de datos ingeribles ya se han convertido en una realidad, puesto que pasan a través de nosotros y recopilan datos.

Sin ir más lejos, por el 2012 la FDA aprobó el sensor ingerible de Proteus Digital Health, orientada al uso médico. Desde el momento en que se ingiere, envía datos a un parche con el que se comparte la información. Es una buena manera de detectar cómo van las cosas, para saber si algo no va bien para así coger los problemas a tiempo.

Fue en 2014, el año pasado, cuando la FDA aprobó PillCam. Estamos ante una cámara que toma imágenes dentro de los pacientes. Incluso Google se unió a a la fiesta con una píldora capaz de detectar enfermedades con solo ingerirla, por lo que estaríamos ante wearables realmente sorprendentes. Y es que estamos ante el principio de un largo camino, del que pronto vamos descubriéndolo todo.

¿Estarán orientados solo al ámbito médico?

Por ahora. Y es que ya se están utilizando en muchos lugares, sin embargo nos parecen “invisibles”. Será en un tiempo y cuando esté todo más desarrollado, cuando podamos usarlo de manera más “normal”. Aunque tampoco creemos que tenga mucho sentido usarlo fuera del ámbito médico, pero quién sabe lo que llegaremos a ser y en lo que llegaremos a convertirnos.

¿Qué opinas de los wearables que se comen? ¿Los utilizaremos algún día para ver nuestra propia salud o para ser mejores en algo? No dudes en contarnos lo que opinas al respecto.

Vía | Recode

    COMENTARIOS