Muchos desarrolladores se han puesto manos a la obra para crear gestores de contraseña, con el fin de hacernos la vida más cómoda a los usuarios que trabajamos con muchas contraseñas diferentes y queremos estar bien protegidos y acceder cómodamente a cualquier lugar. ¿Pero hasta qué punto son seguros los gestores de contraseñas? Ya que todo es hackeable, por lo que estos gestores podrían ser hackeados y nuestras contraseñas conocidas por muchos usuarios. Entonces…¿son seguros los gestores de contraseñas?

¿Los gestores de contraseñas son seguros?

Por mucho que lo repitamos, la respuesta va a ser la misma. Son seguros, pero no lo son al 100 %. No pueden serlo al 100 % porque todo es absolutamente hackeable. Recordemos que muchas compañías como Telegram llegaban a pagar auténticas burradas a usuarios que hackeasen Telegram, y salió algún caso de éxito que aún hoy dudamos de si realmente lograron hackear la privacidad dura del servicio de mensajería.

Pero lo que está claro, es que muchos usuarios usan gestores de contraseñas por los cuales pagan bastante al año, y como mínimo deberían garantizarnos tener todo protegido, aunque no solo es un riesgo para nosotros sino también para ellos, ya que si los hackean podrían tener serios problemas al jugar con nuestra privacidad, sobre todo si se trata de gestores de contraseñas gratuitos que solo ganan con la publicidad.

Está claro que no por ser de pago es mejor, pero normalmente ofrecen servicios extra más premium. Pero lo que está claro, es que nada es seguro, ya que hay muchos medios por los cuáles nos pueden robar las contraseñas, pero si las almacenamos en un supuesto sitio seguro como puede ser un gestor de contraseñas, podría ser la boca del lobo, porque si los hackean podrían vender nuestros datos.

Muchos gestores de contraseñas ya han sido hackeados

Aún ayer os contábamos el caso de LastPass, que había sido hackeado tras un ataque pero que afortunadamente no se han llevado ninguna contraseña. No obstante, tras un ataque así lo mejor es cambiarla para asegurarnos de que todo está bien. Ya que a veces es humanamente imposible acordarnos de todas las contraseñas, pero también puede ser un riesgo.

Conclusión: nada es seguro al 100 %, todo es hackeable, al igual que la muerte que puede estar en cualquier lugar. Así que tampoco podemos dudar demasiado de estos servicios, porque sino no usaríamos nada ya que nunca se sabe cuál puede ser el siguiente reto de los hackers.

Lo importante es tener contraseñas muy difíciles, de muchos caracteres y diferentes, para que un diccionario no pueda revelarla, y si tenemos muchas diferentes largas e imposibles de memorizar… el gestor de contraseñas es la mejor opción sin duda. Pero como siempre: depende del usuario.

¿Confías en los gestores de contraseñas o jamás los utilizarías por si las moscas? ¡Cuéntanoslo!

    COMENTARIOS