En muchas ocasiones nos peleamos para conseguir aplicaciones que nos ofrecen mucho a bajo coste o si es gratis mucho mejor, pero no tenemos en cuenta que estas aplicaciones pueden ser mucho más “listas” y sin darnos cuenta están accediendo a nuestra información. No hace mucho os contaba que no existen aplicaciones gratuitas, ya que realmente las estamos pagando con nuestra privacidad y ahora os pregunto, ¿qué precio tiene tu privacidad?

Google tiene en cuenta la información personal de sus usuarios más que nunca ahora, y es que los desarrolladores que suben sus aplicaciones a Google Play son “interrogados” de alguna manera en un formulario de Google para que canten si comparten o venden información a terceros en sus aplicaciones. En el caso de que mientan, no sabemos bien lo que ocurre, pero lo que está claro es que a Google no le entusiasma demasiado la idea de que se lucren de la información de los usuarios.

El usuario es quien decide

Antes de instalar una aplicación nos aparecen los típicos términos que nos informan de a qué nivel accederá dicha aplicación a nosotros. Muchas acceden a nuestra ubicación o datos bancarios y no nos damos cuenta, por lo que esta manera es quizás la que hace que sean gratis.

¿Pagarías por una app que no vende tus datos?

Está claro que la privacidad del usuario no tiene precio, pero no sabemos hasta qué punto podría costarnos dinero. Muchas aplicaciones gratuitas lo son efectivamente por eso, porque han marcado la opción de “vender o compartir la información de terceros”. Pero esto no es terrible, ya que tenemos la opción de elegir si descargamos una aplicación o no tras leer sus términos, así que somos conscientes de ello en todo momento.

Evita aplicaciones que acceden a tus datos

Lo mejor es leer siempre los términos, ya que existen aplicaciones que acceden a lo máximo que pueden y eso no es bueno. Muchas veces es mejor pagar por una aplicación si nos garantiza que nuestra información la guardan de manera cifrada y que no la venden o comparten, pero no todo el mundo se puede permitir desembolsar dinero por aplicaciones. Habrá que buscar un equilibrio.

¿Pagarías por una aplicación que no vende tu información?

    COMENTARIOS